Messi y su padre serán juzgados en España por presunto fraude fiscal

Juicio​El futbolista Lionel Messi podría enfrentarse a una pena de 18 meses de prisión, al igual que su padre, Jorge Horacio Messi

Las malas noticias se acumulan para el astro argentino del FC Barcelona, Lionel Messi: lesionado durante dos meses, este jueves conoció que él y su padre serán juzgados en España para responder de tres presuntos delitos de fraude fiscal.

Tras dos años de investigación, el juez instructor decretó la apertura del juicio oral contra Messi y su padre, Jorge Horacio, por un presunto fraude de 4,16 millones de euros ($5,26 millones), según informó este jueves el tribunal superior de justicia de la región.

Jorge Horacio Messi, padre del futbolista.
	

La resolución "es firme y frente a ella no cabe interponer recurso alguno", recordó en su auto. El juicio, cuya fecha todavía no está fijada, se celebrará en Vilanova i la Geltrú, un municipio a 50 km al sur de Barcelona.

Así, el juez desestimó la petición de la fiscalía de juzgar únicamente al padre de Messi, a quien responsabilizaba de la trama de empresas pantalla creadas para defraudar los ingresos procedentes de los derechos de imagen del futbolista entre 2007 y 2009.

"Existen indicios racionales de criminalidad respecto de ambos acusados", argumentó el juez instructor en su auto, dando la razón al abogado del Estado, también personado en la causa, que mantuvo la acusación contra padre e hijo.

En su escrito de acusación, la fiscalía pidió 18 meses de prisión para el padre de Messi así como una multa equivalente a la mitad de la cuantía defraudada, mientras pedía el sobreseimiento del futbolista.

Sin embargo, el abogado del Estado, que defiende los intereses de la administración de Hacienda supuestamente defraudada, pidió siete meses y medio por cada uno de los tres delitos para los dos hombres, es decir 22 meses y medio, y una multa equivalente a la cuantía defraudada.

En todo caso, el jugador estrella y su padre podrían salvarse de la cárcel aun siendo condenados, ya que en España las penas inferiores a dos años no suelen implicar necesariamente su entrada en prisión.

El juez instructor decidió no tomar ninguna medida cautelar previa al juicio, como la prisión provisional o la imposición de una fianza, alegando que los Messi ya abonaron voluntariamente la cantidad supuestamente defraudada y que su "carácter público (...) dificulta en extremo que pudieran sustraerse a la acción de la justicia".

A Messi y a su padre se les sospechaba de fraude desde 2013, por impuestos respecto a derechos de imagen del jugador entre 2007 y 2009, impagados gracias a la creación de empresas pantalla en Belice y Uruguay, considerados paraísos fiscales en aquella época.

Aunque al inicio ambos desmintieron las acusaciones y culparon a un exasesor, finalmente Jorge Horacio Messi asumió la responsabilidad de los hechos, desvinculando a su hijo de la gestión y pidiendo el archivo de la causa en su contra.

Messi, cuatro veces Balón de Oro, es el cuarto deportista más rico del mundo según la revista Forbes, que en 2015 le atribuyó unos ingresos anuales de 73,8 millones de dólares (65,59 millones de euros).

La noticia llegó mientras el capitán de la selección argentina se recupera de una rotura del ligamento colateral de la rodilla izquierda que se hizo en un partido el 26 de septiembre y que lo mantendrá entre 7 y 8 semanas de baja.

Este no es el único quebradero judicial para el futbolista. Un juzgado de Barcelona investiga otro presunto delito fiscal relacionado con la organización de varios partidos benéficos de su fundación en Latinoamérica, en 2012 y 2013.

Además, su compañero y amigo en el Barça y la albiceleste, el centrocampista Javier Mascherano, también se vio implicado en un caso similar y deberá declarar el próximo 29 de octubre ante un juez instructor por un supuesto fraude de alrededor de 1,5 millones de euros correspondientes a derechos de imagen percibidos en 2011 y 2012.

La declaración será en un tribunal de Gavá, el mismo ante el cual compareció hace dos años Leo Messi cuando se empezaba a instruir esta causa que finalmente lo llevará al banquillo de los acusados.