Michel Platini: "Sigo determinado a presentarme a presidencia de la FIFA"

ENTREVISTAPresidente de la UEFA declaró en calidad de testigo este viernes ante justicia suiza por transferencia sospechosa

Michel Platini mantiene su candidatura a suceder a Jospeh Blatter como patrón del fútbol mundial, pese las sospechas sobre ambos por corrupción y a que ambos aguardan una eventual decisión de la Comisión de Ética de la FIFA sobre sus actuaciones.

En una entrevista con la agencia de noticias AFP, Platini declaró este martes que su "integridad está fuera de duda" y que sigue determinado a presentarse a la presidencia de la FIFA. "No temo ninguna suspensión porque no tengo nada que reprocharme", insistió el triple ganador del Balón de Oro.

El pasado viernes la justicia suiza anunció la apertura de un proceso penal contra el presidente dimisionario de la FIFA, Joseph Blatter, sospechoso de un "pago desleal" de dos millones de francos suizos (1,8 millones de euros) en 2011 a Michel Platini, presidente de la UEFA y gran favorito para sucederle.

Platini declaró ante la justicia suiza que el dinero corresponde a "un pago de la remuneración que le debían por un trabajo que había hecho y que fue pagado cuando finalmente se lo pidió a la FIFA".

"Trabajé para la FIFA en calidad de consejero de su presidente Joseph Blatter, especialmente en lo que concierne a las cuestiones ligadas al fútbol, como por ejemplo el calendario internacional. Fue un trabajo a tiempo completo", explicó Platini sobre la relación laboral que mantuvo con la FIFA entre 1998 y 2002.

"Como expliqué a las autoridades suizas, recibí una parte del salario convenido a la época entre 1998 y 2002. En este periodo, la FIFA me había dicho que no era posible para ellos pagar el salario total que habíamos convenido", añadió.

El culebrón de la FIFA vivió un nuevo capítulo este martes después de la decisión de la Comisión de Ética de excluir de por vida al exvicepresidente del organismo Jack Warner, el hombre con el que Blatter, según la justicia suiza, habría acordado un contrato "desfavorable a la FIFA".

De 72 años, el expatrón de la Concacaf, detenido en Trinidad y Tobago, tiene sobre él una petición de extradición de los Estados Unidos.

Warner forma parte de los 9 dirigentes del fútbol mundial arrestados, junto a cinco empresarios, el 27 de mayo por petición de las autoridades estadounidenses, por haber percibido unos 150 millones de dólares en sobornos y retrocomisiones desde el inicio de los años 1990.

Otro de los nueve exdirigentes detenidos, el costarricense Eduardo Li, exmiembro del comité ejecutivo FIFA y expresidente de la Federación de Fútbol de su país, vio, minutos después del anuncio de Warner, como la justicia suiza autorizaba su extradición a Estados Unidos.

En total, tres de estos dirigentes vieron cómo se daba luz verde a su extradición: además de Li, el venezolano Rafael Esquivel, presidente de su Federación nacional y el uruguayo Eugenio Figueredo, vicepresidente y miembro del comité ejecutivo de la FIFA. Estos no serán realmente extraditados hasta después de examinar sus eventuales apelaciones.

Solo uno de los nueve arrestados a finales de mayo en Zúrich, Jeffrey Webb (Islas Caimán), vicepresidente y miembro del comité ejecutivo de la FIFA, es por ahora el único verdaderamente extraditado, de forma voluntaria. Después de declararse no culpable, fue puesto en libertad el 18 de julio tras pagar una fianza de 10 millones dólares.