Migración de mariposas monarca se cuadruplicará este año por acciones de México, EE.UU. y Canadá

Migración​El objetivo del programa de acciones conjuntas de México, Estados Unidos y Canadá es que haya al menos seis hectáreas de mariposas hibernando en México para 2020.

Las mariposas monarcas casi cuadruplicarán la zona forestal que ocupan durante su hibernación en México gracias a las acciones que tomaron junto a Estados Unidos y Canadá para reducir las amenazas que esta especie enfrenta en su migración desde Canadá.

Las medidas que emprendieron de forma conjunta para proteger a la mariposa tras una reunión cumbre en febrero de 2014 "están surtiendo efecto", se congratuló esta semana el ministro mexicano de Medio Ambiente en rueda de prensa a los pies del santuario de Piedra Herrada, en el estado de México.

Cientos de mariposas de colores ocre, negro y blanco revoloteaban este jueves en la cima de ese bosque mientras que, de los troncos de los oyameles, colgaban los primeros racimos de familias de estos insectos, que descansaban de su trayecto de más de 4.000 km desde el sur de Canadá y norte de Estados Unidos.

Alentado por la mayor llegada de ejemplares, el secretario Pacchiano, acompañado por la secretaria del Interior de Estados Unidos, Sally Jewell, dijo que se espera que el majestuoso insecto ocupe entre tres y cuatro hectáreas de bosque este año, lo que es "casi cuatro veces más de lo que llegó la temporada pasada".

Con la expectativa de que esa cifra se mantenga en toda la temporada, que arrancó a principios de noviembre y terminará en marzo, los gobiernos de México y Estados Unidos llamaron a no cantar victoria ya que la población de mariposas disminuyó drásticamente en los últimos 20 años desde el pico de 18,9 hectáreas en invierno de 1996-1997.

En el periodo 2014-2015, las monarca apenas ocuparon 1,13 hectáreas de bosque entre los santuarios de Michoacán (oeste) y el estado de México, pero en la temporada precedente, la superficie fue de apenas 0,67 hectáreas, la más baja en dos décadas.

Tala clandestina y pesticidas

Tras constatar que las amenazas a la mariposa son principalmente los pesticidas en campos de Estados Unidos y Canadá, que dejan sin algodoncillos para comer a las mariposas, y la tala ilegal en los bosques de México, los gobiernos de los tres países se han esforzado en atenuar estas situaciones en el último año y medio.

"Estamos trabajando duro para reintroducir el algodoncillo en unos tres millones de hectáreas de tierra en los próximos cinco años" y en establecer una serie de áreas libres de pesticidas, resaltó la secretaria estadounidense.

De su lado, México sigue trabajando para "poder controlar los temas de tala ilegal" con operativos "importantes" y detenciones de taladores clandestinos, añadió el secretario Pacchiano.

Sin embargo, la organización Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) denunció en agosto que se ha registrado un drástico incremento de tala clandestina en algunos santuarios mexicanos como el de San Felipe de los Alzati, en Michoacán, con afectaciones en unas 19,13 hectáreas en la temporada 2014-2015.

Esto es casi el cuádruple de las 5,18 hectáreas degradadas por tala clandestina en 2013-2014, según la organización, que monitorea 32 comunidades en las que hiberna la mariposa.

Sólo en Piedra Herrada, la temporada de la mariposa monarca da empleo a unas 250 familias como la de Miguel Domínguez, que tiene más de 15 años trabajando como guía en el parque.

"Año con año el turismo disminuye. Nos conviene que los gobiernos se pongan de acuerdo y no fumiguen los algodonillos para que lleguen más mariposas a México", pedía este hombre de 52 años, mientras marcaba el paso al caballo que transporta diariamente a turistas por el monte.

Miguel recuerda además que en las comunidades indígenas nahuas y otomíes de la zona, las monarca o "palomas" tienen también un componente casi místico ya que son recibidas como un anuncio de la llegada de los difuntos al coincidir con la celebración del Día de Muertos, profundamente arraigada entre los mexicanos.

Video NotimexTV.