Miles de mexicanos volvieron a las calles para exigir a gobierno que encuentre a 43 estudiantes desaparecidos

indignación​Marcha convocó a 120.000 personas, según organizadores

Miles de mexicanos volvieron el miércoles a las calles de la capital para exigir al gobierno que encuentre con vida a 43 estudiantes desaparecidos y dejar claro que la reciente detención de un exalcalde, presunto responsable del crimen, es insuficiente.

Esta multitudinaria protesta, en la que participaron principalmente universitarios, estuvo encabezada por los desesperados padres de estos jóvenes de los que nada se sabe desde hace 40 días.

La detención el martes de José Luis Abarca -exalcalde de la ciudad de Iguala (Guerrero, sur)- y de su esposa acrecentaron las esperanzas de esclarecer el crimen, que ha generado la mayor crisis de la presidencia de Enrique Peña Nieto.

Pero, al incansable grito de "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!", los manifestantes claman que lo único que les importa ahora es localizar a los estudiantes.

La marcha, que convocó a 120.000 personas, según los organizadores, o 60.000, según la policía, culminó en la plaza del Zócalo frente al Palacio Presidencial, donde los padres y sus compañeros de escuela pronunciaron encendidos discursos.

"Exigimos al gobierno la presentación con vida de nuestros hijos. Los padres de familia no vamos a permitir una nueva artimaña porque quieren cerrar el caso con una conferencia (de prensa) en la que van a anunciar que nuestros normalistas están muertos", exclamó Felipe de la Cruz, padre de uno de los desaparecidos.

Los familiares, que la semana pasada tuvieron un largo y tenso encuentro con Peña Nieto, desconfían de las investigaciones oficiales a tal punto que anticipan que no aceptarán el proceso para identificar 38 cadáveres encontrados en fosas clandestinas cerca de la zona donde desparecieron los muchachos.

El crimen ha provocado movilizaciones de en todo el mundo que está previsto se repitan esta semana y pronunciamientos de organismos internacionales.