Miles de venezolanos salieron a las calles otra vez este sábado

Miles de opositores volvieron a tomar las calles de Caracas este sábado para denunciar supuestas acciones dictatoriales del gobierno.

Tras mes y medio de movilizaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, la cifras registran 31 muertos y cientos de heridos.

En el este de Caracas, en el opositor municipio de Chacao, unas 20.000 personas marcharon pacíficamente desde cinco puntos de la ciudad para culminar en una gran concentración, en la que abundaron banderas de Venezuela, de partidos políticos y pancartas de denuncia.

Tras la manifestación, un grupo de encapuchados se dirigió a la Plaza Altamira, donde intentó bloquear una transitada autopista, lo que desencadenó una fugaz intervención de guardias y policías nacionales que con chorros de agua y gases lacrimógenos dispersaron a los jóvenes, que respondían con piedras.

La intervención de los grupos antomotines llegó al vecino casco del residencial y clase media Chacao, que junto con la Plaza Altamira han sido el epicentro de las protestas opositoras en Caracas y que habían permanecido sin disturbios tras un despliegue militarizado de unos mil elementos que permaneció del lunes al miércoles en medio de protestas pacíficas de vecinos.

Tras dispersar a los manifestantes, unos 200 uniformados volvieron a ocupar Plaza Altamira mientras otros agentes antimotines seguían lanzando gas en el casco de Chacao a manifestantes que bloqueaban calles. Periodistas de AFP constataron que al menos seis jóvenes fueron detenidos.