Miles escapan de sus pueblos por la violencia en Irak


Más de 13.000 familias huyeron en los últimos días de la ciudad iraquí de Faluya, controlada por hombres armados y escenario de combates y bombardeos.

Los combatientes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), un grupo vinculado a Al-Qaida, y miembros de tribus hostiles al gobierno se hicieron con el control en los últimos días de Faluya y de diversos barrios de Ramadi, dos localidades de Al Anbar, provincia fronteriza con Siria.

Este miércoles, combatientes enmascarados seguían desplegados en la ciudad, en particular en los puentes y las entradas de los barrios, así como en las diferentes carreteras que conducen a la ciudad de Faluya.

"La mayoría vive ahora en colegios, edificios públicos y en casa de familiares" de otras localidades, declaró un responsable de la ONG, Mohamed al Juzaie y precisó que la Media Luna Roja ayudó a más de 8.000 familias en los últimos tres días en Al Anbar.