Miles marchan en México para no olvidar a los 43 estudiantes desaparecidos hace medio año

manifestación​Padres de los desaparecidos exigen la anulación de las próximas elecciones en Guerrero

Miles de personas salieron a las calles de Ciudad de México este jueves al cumplirse seis meses de la desaparición de 43 estudiantes, cuyos padres claman para que el caso no quede en el olvido y exigen la anulación de las próximas elecciones en su natal Guerrero (sur).

"A seis meses de dolor, de sufrimiento y de pesadilla, esto nos ha atacado y nos ha roto el corazón a pesar de que el gobierno está tratando de callar a los padres" de los estudiantes, dijo Melitón Ortega, tío de uno de los desaparecidos, cuando la marcha llegó al emblemático monumento a la Revolución, en el centro de la capital.

La manifestación se desarrolló sin brotes de violencia entre grandes fotografías blanco y negro de los rostros de los 43 jóvenes, así como pañuelos bordados con sus nombres.

Sin dar crédito a la conclusión oficial de que los estudiantes acabaron siendo masacrados en Guerrero (sur) por narcotraficantes, los padres exigen al gobierno que los encuentre con vida y claman por que no se olvide este crimen que conmocionó a México y a la comunidad internacional.

"Guerrero exige justicia, no elecciones", se leía en una de las pancartas.

Horas antes, una comisión de los centenares de manifestantes -entre familiares, estudiantes y miembros de organizaciones civiles- ingresó al Instituto Nacional Electoral (INE) para solicitar formalmente la suspensión de las elecciones del próximo 7 de junio, cuando se votarán autoridades regionales y locales en 16 de los 32 estados mexicanos.

"No hay condiciones para realizar las elecciones (...) no se puede hablar de democracia, verdad, justicia, Estado de Derecho", asegura el pliego petitorio de cuatro páginas, que aboga por que se elijan consejos populares integrados por "personas de alta calidad moral" en sus comunidades.

Según los promotores de la misiva, el INE dará una respuesta escrita a más tardar el 4 de abril.

Para los familiares, de celebrarse los comicios se perpetuarían las condiciones para que se repita un crimen brutal como el de los estudiantes, que puso en entredicho la imagen del México próspero que trata de impulsar el presidente Enrique Peña Nieto, cuya popularidad ha venido desde entonces a la baja.