Miles de personas se manifiestan en Turquía contra el gobierno tras atentado en la capital

indignaciónEl presidente islamo-conservador no ha hablado en público desde el atentado

Miles se manifestaron este domingo en la capital de Turquía contra el gobierno, después de que 97 personas fallecieran el sábado en el peor atentado de la historia de ese país.

Nadie reivindicó la matanza perpetrada durante una manifestación pacifista en, y todos siguen preguntándose quién y cómo cometió el atentado.

Cerca del lugar de las explosiones, miles de personas se congregaron este domingo convocadas por los mismos sindicatos, ONG y partidos prokurdos que habían llamado a la manifestación del sábado.

Los manifestantes acudieron a homenajear a las víctimas y a denunciar la responsabilidad del poder y del presidente Recep Tayyip Erdogan en el ataque, a gritos de "gobierno dimisión" y "Erdogan asesino".

"Yo soy una madre de familia y estoy preocupada por mis hijos", declaró a la AFP Zahide, una obrera, en medio de la muchedumbre.

Los participantes de la manifestación en la capital acusaron al presidente y a su gobierno de mantener vínculos con los yihadistas del grupo Estado Islámico, y de haber tomado la decisión de no garantizar debidamente la seguridad de la manifestación del sábado.

"Nuestros corazones sangran (...) pero no actuaremos con espíritu de venganza ni de odio", dijo Selahattin Demirtas, líder de la principal formación prokurda del país, el HDP, uno de los convocantes de la marcha.

"Esperamos al 1 de noviembre", fecha de las legislativas anticipadas, y "entonces empezaremos a trabajar para derrocar al dictador", añadió.

Demirtas dijo desde la tribuna que hubo 128 muertos en la doble explosión. Según el balance del gobierno, murieron 95 personas y 507 resultaron heridas, de las cuales 65 se encuentran en cuidados intensivos.

Davutoglu ordenó tres días de luto nacional, y en todo el país, las banderas ondeaban a media asta. Este domingo debían celebrarse los primeros funerales.

El presidente islamo-conservador Erdogan condenó el ataque y canceló una visita prevista a Turkmenistán, aunque desde el atentado no ha hablado todavía en público.

¿Responsabilidad del Estado Islámico?

La doble explosión en la capital pone al máximo la tensión en el país a sólo tres semanas de las legislativas anticipadas del 1 de noviembre.

En éstas, el presidente Erdogan espera recuperar la iniciativa política tras haber perdido en los comicios de junio la mayoría absoluta de que gozaba en el Parlamento desde hacía 13 años.

Los comicios tendrán lugar tres meses después de reanudarse el conflicto armado entre las fuerzas turcas y los rebeldes kurdos, contra el cual se manifestaban precisamente las víctimas del atentado de Ankara.

A falta de reivindicación, Davutoglu apuntó como sospechosos a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), actualmente en conflicto abierto con Ankara, y el Frente Revolucionario de Liberación del Pueblo (DHKP-C), de extrema izquierda.

La televisión turca NTV aseguró que las primeras investigaciones se centraban en una responsabilidad del EI, pero sus informaciones no fueron confirmadas por las autoridades de Ankara.

El 20 de julio pasado, 33 militantes de la causa kurda murieron en Suruç, cerca de la frontera siria, en un atentado atribuido al EI.

NTV afirmó que los atentados de Suruç y de Ankara eran similares en el tipo de bombas utilizado, y que los mismos forenses que fueron enviados a Suruç trabajaban ahora en la capital turca.

Los diarios Hurriyet y Haberturk indicaron que el hermano mayor de Abdurrahman Alagoz, que perpetró el ataque suicida de Suruç, podría estar implicado en el ataque del sábado en Ankara.

Tras el atentado de Suruç, el PKK acusó al gobierno turco de colaborar con los yihadistas para hacer frente común contra los kurdos y reanudó sus ataques contra la policía y el ejército, provocando las represalias del ejército.

Esta escalada de violencia arruinó las conversaciones de paz entabladas por Ankara con los rebeldes, para tratar de poner fin a un conflicto que desde 1984 se ha cobrado unos 40.000 muertos.

El PKK anunció, no obstante, tras el atentado de Ankara la suspensión de su actividad armada antes de las elecciones, salvo si sus "militantes y combatientes son atacados".

Pese a esa tregua unilateral, el ejército turco anunció este domingo que desde el sábado bombardeó varios objetivos del PKK y "neutralizó" a 14 "terroristas".