Muere Nelson Mandela

El expresidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz Nelson Mandela falleció este jueves a los 95 años.

El anunció lo hizo esta tarde el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, quien lamentó la muerte de Mandela.

Mandela, quien festejó sus 95 años el 18 de julio, había sido hospitalizado cuatro veces desde diciembre de 2012, siempre a causa de infecciones pulmonares.

Esos problemas recurrentes estaban probablemente ligados a las secuelas de una tuberculosis que contrajo durante su estadía en la isla-prisión de Robben Island, frente a Ciudad del Cabo, donde pasó 18 de sus 27 años de detención en las cárceles del régimen racista del apartheid.

Luto mundial

Tras el anuncio de su muerte, centenares de personas de todos los orígenes empezaron a congregarse frente al domicilio del héroe de la reconciliación racial, en Johannesburgo.

En este homenaje espontáneo y festivo, sus admiradores cantaban canciones contra el apartheid y a la gloria de Madiba y gritaban "VivaMandela" y "Larga vida a Mandela". "Sabía que ese día llegaría, pero puedo decir que el combate de nuestro Madiba bien amado era justo, y que ahora es tiempo de que descanse", dijo Ashleigh Williams, una vecina.

"Durante 24 años (desde su liberación) Madiba nos enseñó cómo vivir juntos y a creer en nosotros mismos y en cada uno", declaró otro héroe de la lucha contra el apartheid, el arzobispo Desmond Tutu, considerado, a los 82 años, como la conciencia moral del país.

Para el último presidente blanco sudafricano Frederik De Klerk, Mandela, al que sacó de la cárcel y con quien compartió el premio Nobel de la Paz en 1993, fue una "inspiración para todo el mundo" y su herencia sobrevivirá.

"Gracias a su extraordinaria visión, logró convertir la Copa del Mundo de 1995 en un instrumento para favorecer el surgimiento de una nación, un año después de las históricas elecciones democráticas en Sudáfrica", dijo el presidente de la Federación sudafricana de Rugby, Oregan Hoskins.

En Washington, Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, dijo que "gracias a su tenaz dignidad y a su voluntad inquebrantable de sacrificar su propia libertad por la libertad de los demás, transformó Sudáfrica y nos emocionó a todos".

"Una gran luz se ha apagado", dijo el primer ministro británico, David Cameron, mientras que para el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, fue una "fuente de inspiración".

Su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, aseguró que su ejemplo "guiará a todos aquellos que luchan por la justicia social y la paz en el mundo".

Mandela "representa la lucha contra el racismo, la violencia política y la intolerancia", dijeron en un comunicado de prensa, los mandatarios de la Unión Europea, José Manuel Durao Barroso y Herman Van Rompuy.


Una vida de lucha política

Mandela pasará a la historia por haber negociado pulso a pulso con el gobierno del apartheid una transición pacífica hacia una democracia multirracial y por haber evitado a su pueblo una guerra civil que, a principios de los años 1990, parecía prácticamente inevitable.

Bajo los colores del Congreso Nacional Africano (ANC) Mandela fue el primer presidente de consenso de la nueva nación del "arco iris", de 1994 a 1999.

Un papel que fue magnificado en la película "Invictus" de Clint Eastwood, en el que se le puede ver conquistando el corazón de los blancos que vinieron a apoyar al equipo nacional de rugby en la Copa del Mundo de 1995, que ganó Sudáfrica.

"No dudo ni un momento que cuando entre en la eternidad lo haré con una sonrisa", dijo entonces, feliz de ver a su país crecer en paz tras décadas de segregación racial.

Nelson Rolihlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918 en el pueblito de Mvezo, en el Transkei (sureste) en el seno del clan real de los Thembus, de etnia xhosa, pero pronto se trasladó al pueblo vecino de Qunu, donde pasó, según dijo, los "años más felices". Es, precisamente en Qunu, donde quería que lo enterraran.

Casado tres veces y padre de seis hijos -dos fallecidos-, Mandela fundó la Liga de la Juventud del ANC y asumió rápidamente las riendas del partido, al que consideraba demasiado débil ante un régimen que institucionalizó el apartheid en en 1948.

Al ser prohibido el ANC en 1960, Nelson Mandela pasó a la clandestinidad y fue detenido de nuevo en 1962 y condenado a cadena perpetua dos años más tarde.

Ausente de la escena pública desde 2010, Mandela se convirtió en un héroe mítico, intocable, respetado tanto por el poder como por la oposición.