Muertes por terremoto en Nepal ascienden a más de 3.400

Terremoto​Se han contabilizado 6.500 heridos

Decenas de miles de nepalíes asustados y sin alojamiento esperaban en las tiendas de campaña el lunes la ayuda de los socorristas llegados de todo el mundo tras el violento sismo que dejó más de 3.400 muertos por todo el país.

Dotados de equipajes especiales y acompañados de perros detectores, los equipos humanitarios internacionales desembarcaban con regularidad en el aeropuerto de Katmandú, en las afueras de la capital nepalí, que el sábado quedó arrasada por un potente terremoto.

El sismo de magnitud 7,8 ocurrido el sábado dejó 3.432 muertos y más de 6.500 heridos en Nepal, el terremoto más mortífero de los últimos 80 años, según el último balance publicado por el servicio de gestión de catástrofes del ministerio nepalí de Interior.

Según el fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, casi un millón de niños necesitan ayuda urgente.

"Al menos 940.000 niños que viven en zonas muy afectadas por el sismo en Nepal tienen una necesidad urgente de ayuda humanitaria", avisó el lunes la agencia mediante un comunicado.

En India, las autoridades informaron de que 67 de sus nacionales habían muerto. En China, al menos 20 personas perdieron la vida.

El temblor también desató un alud en el Everest, donde se confirmaron dieciocho muertes. Allí se encontraban al menos 800 personas, incluidos muchos extranjeros, según las estimaciones de responsables locales.

Además, el domingo se sucedieron réplicas del sismo que provocaron nuevos aludes en el Everest mientras los helicópteros evacuaban a los heridos de gravedad.

El portavoz del ministerio nepalí de Interior, Laxmi Prasad Dhakal, avisó que el país necesita helicópteros para las operaciones de socorro en las zonas rurales, así como agua potable y víveres para los supervivientes.

Las autoridades nepalíes explicaron que estaban haciendo todo lo posible para ayudar a las regiones aisladas más próximas al epicentro del sismo, situado a unos 80 kilómetros al noroeste de Katmandú.

"Hoy vamos a intentar encontrar a los supervivientes entre los escombros de los edificios derrumbados", dijo Rameshwor Dangal, un responsable del servicio de gestión de catástrofes.

Los socorristas nepalíes reciben el refuerzo de cientos de activistas humanitarios llegados de países como China, India o Estados Unidos.