Mujeres tardan más en recuperarse psicológicamente después de un terremoto, revela UNED

InvestigaciónHombres tardan entre seis meses y un año, mujeres hasta tres años, según estudio

Las mujeres tardan más tiempo que los hombres en recuperarse psicológicamente después de un terremoto. Así lo demuestra un estudio de la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

La Vicerrectoría de Investigación de la UNED comenzó a desarrollar un análisis desde 2009, después del terremoto de Cinchona, donde se tomó en cuenta los casos de estres postraumático. Posteriormente se inició con un análisis similar en Nicoya, tras el evento de setiembre de 2012.

Para el caso de Cinchona, se demostró que el estrés postraumático puede manifestarse hasta tres años después del evento sísmico y que las mujeres son el grupo más afectado. El patrón se repite en la zona de Nicoya, donde después de seis meses de estudio se encontró que la población de sexo femenino son las que más estrés manifiestan.

En cambio, los hombres tardan entre seis meses y un año para recuperarse, según la investigación.

El estrés postraumático se manifiesta de tres formas: re-experimentando el evento, evitando a toda costa cualquier estímulo asociado al evento y experimentando un estado de alerta permanente.

investigador de la uned, benicio gutiérrez

El investigador principal del proyecto, Benicio Gutiérrez, explicó que estas reacciones pueden causar un impacto físico y mental a largo plazo.

"Las mujeres se ven más afectadas por la depresión, la ansiedad y la somatización (enfermedades físicas generadas a partir del estrés)", añadió.

Otro de los hallazgos de la investigación tiene que ver con el efecto de la familia en el proceso de recuperación. El apoyo familiar recibido en los meses inmediatos al terremoto actúa como una "vacuna" que "inmunizó" a hombres y mujeres del estrés postraumático hasta por tres años, según Gutiérrez.

Este resultado se repitió en los dos sitios donde se realizó la investigación, de acuerdo con el investigador de la Universidad Estatal a Distancia, lo que implica que en aquellas personas solas o con poco apoyo, les resultó más difícil recuperarse.

INVESTIGADOR DE LA UNED, BENICIO GUTIÉRREZ

En Cinchona, la UNED realizó dos mediciones (2009 y 2012). En este sitio se tomó una muestra de 200 sobrevivientes (38 por ciento hombres y 62 por ciento mujeres).

Para el caso de Nicoya participan 1.161 habitantes (40 por ciento hombres y 60 por ciento mujeres), en esta región se han realizado dos mediciones y aún queda una pendiente para el 2015.

Los datos de la investigación fueron recabados con escalas psicométricas y médicas. Asimismo, se utilizó la observación de campo realizada por personal entrenado.