No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Nada por aquí, nada por allá

​Lo único rescatable de un partido sin trascendencia, sin sangre y sin ideas, fue el homenaje de Saucedo a Chespirito

Deportivo Saprissa 2 - AD Carmelita 1

Goles: Carlos Saucedo (28”), Mynor Escoe (30”), Víctor Chavarría (88”)

Una tarde de clima milagroso en Tibás en la que no hubo ni sangre, ni ideas, ni fútbol. Un trámite de 90 minutos al que tampoco llegó mucha afición.

Este domingo se jugaba muy poco en la tabla de posiciones. Aquí y allá se trata de trámites, de compromisos para estirar piernas, darle oportunidad a debutantes, pensar en la próxima temporada o en las semifinales. Mejor dicho, el peor domingo para cubrir partidos.

En una decisión que no deja de ser simbólica, el Deportivo Saprissa salió a la cancha con uniforme gris. Los pupilos de Guillerme Farinha, la Asociación Deportiva Carmelita, fuera de todo peligro pero también fuera de toda aspiración, jugó a algo que se parecía al fútbol pero que no terminaba de formarse como tal. ¿Cuánto falta? Parecían preguntar los carmelitas cada cinco minutos, como los niños cuando van de paseo.

En Cartago, el equipo que dirige Claudio Ciccia se ponía adelante al minuto 14, en un partido que se tomaron en serio y que terminarían ganado 4 a 2 a Limón. Con la ventaja de Cartaginés, daba lo mismo lo que hiciera el Deportivo Saprissa. Y se nota que los morados lo tenían bien claro.

En Saprissa, algunas jugadas por la banda de Jordan Smith, siempre mal terminadas. En Carmelita, un par de entradas al área donde sus jugadores trataban de definir con derecha lo que era para zurda. Aquí cabe una pregunta: ¿puede, a esta altura de la historia, jugar en Primera División alguien que no sepa patear con las dos piernas?

Al 28”, Carlos Saucedo anotó para Saprissa un balón al que Bustos Golobio no llegó. Un balón imposible para el arquero Ólger Ruiz. Saucedo celebró buscando las cámaras y repitiendo con índice, pulgar y labios, el “eso, eso, eso“ del recientemente fallecido Chespirito. Lo mejor del partido fue este homenaje del delantero boliviano.

Dos minutos después, Minor Escoe, a quien el DT. Jeaustin Campos se preparaba para sacar de la cancha, aumentó para Saprissa con derechazo potente entrando al área.

Nada iba a pasar en el segundo tiempo, salvo el espectáculo de la luz y la sombra decembrina sobre Tibás.

Ah, un gol de penal de los carmelitas a cargo de Víctor Chavarría.

Desde temprano en el partido, Saprissa pensaba en una semifinal que también es clásico. Carmelita pensaba en las vacaciones.