Nadar 21 km en mar abierto para ser guardavidas de Cruz Roja en El Salvador

PruebaDesafío se lleva a cabo desde hace 54 años

Un total de 216 nadadores, hombres y mujeres, enfrentaron este domingo una desafiante prueba de resistencia en El Salvador al recorrer 21 km en mar abierto, como requisito para ser guardavidas de la Cruz Roja durante Semana Santa.Cruz Roja salvadoreña

Bajo un sol radiante y una leve brisa, los aspirantes a guardavidas se alistaron en una playa de la ciudad Puerto de La Libertad, 35 km al suroeste de San Salvador, desde donde se metieron al mar y tomaron ruta hacia la vecina playa de El Majahual, punto de llegada.

Los participantes -de trajes de baño, gorros y gafas para el agua- eran dirigidos por un grupo de experimentados guardavidas de la Cruz Roja salvadoreña, quienes a nado les mostraron la ruta a seguir, en la que desafiaron fuertes corrientes marinas, explicó Salvador Emilio Joya, jefe nacional de guardavidas voluntarios de la Cruz Roja de El Salvador.

Cientos de personas acudieron para observar esta maratón acuática, conocida como la prueba de "El Paso del Hombre" y efectuada por la Cruz Roja desde hace 54 años.

También asistieron como invitados una quincena de miembros de la Cruz Roja de Honduras y Costa Rica.

"Es una prueba que nos prepara físicamente, es de mucho peligro desafiar olas, el sol, pero es gratificante", dijo a la AFP Francisco Maldonado, de 34 años, miembro de la Cruz Roja de Honduras y originario de Tegucigalpa.

Uno de los participantes que más llamó la atención fue el salvadoreño Mauricio René Merino, quien a sus 63 años realizó "El Paso del Hombre" 44 veces, lo que lo convertía en uno de los más experimentados.

Ya en alta mar, los nadadores se auxilian de una pequeña dosis de miel y tajadas de limón para superar la resequedad de garganta que produce el agua salada. También les provee de energía para superar esta prueba, que a los más preparados les lleva en promedio unas cinco horas.

Para prevenir eventuales accidentes, barcos de la fuerza naval y lanchas de la policía vigilaban el trayecto.

De acuerdo a la Cruz Roja salvadoreña, los nadadores que terminan la prueba son "premiados" con un puesto de guardavidas en alguna playa durante la época de la Semana Santa.

Los que no logran concluirla sirven como guardavidas en ríos o piscinas en el país.