Nicaragua intenta provocar a Costa Rica en vísperas de sentencia de La Haya, opina Canciller tico

conflictoCerca de 1.000 cubanos intentaron ingresar a Nicaragua desde Costa Rica el fin de semana, pero Managua les cerró el paso con fuerzas militares

El recibimiento nicaragüense con militares y gases lacrimógenos a unos 700 cubanos que este domingo intentaron cruzar la frontera de Peñas Blancas puede interpretarse como una provocación a Costa Rica de cara a la sentencia de La Haya en 2016 por el caso de isla Calero, manifestó este lunes el canciller de la República, Manuel González.

El ministro de Relaciones Exteriores dijo que el Gobierno preveía que Nicaragua buscaría desviar la atención previo a la resolución de la demanda que se mantiene por el conflicto limítrofe entre ambos países.

González lamentó que Nicaragua utilice una crisis migratoria, que debe ser abordada desde el punto de vista humanitario, y la traslade al ámbito de la agenda binacional entre ambos gobiernos, la cual es "tensa y fría" en la administración de Luis Guillermo Solís.

El canciller afirmó que pese a las provocaciones Costa Rica no va seguirle la corriente al vecino país y continuará trabajando con organismos internacionales para resolver la crisis migratoria de los cubanos en las fronteras ticas.

Hasta este lunes en la mañana se habían solicitado 158 nuevas visas temporales adicionales a las 1.790 entregadas hasta este domingo a los cubanos que permanecen en el país. El documento tiene una vigencia de siete días, aunque se puede prorrogar, indicó la directora de Migración y Extranjería, Kathya Rodríguez.

La funcionaria señaló que todos los isleños que se encuentran en la frontera de Peñas Blancas se encuentran en albergues ubicados en salones comunales o iglesias. También están recibiendo la cooperación de organismos internacionales como la Agencia de la ONU para los refugiados (Acnur).

Estos migrantes se encuentran de paso en el país, provenientes de Ecuador y cuyo destino final es llegar a Estados Unidos. Todos cuentan con el pasaporte respectivo emitido por Cuba.

El gobierno costarricense planteó la posibilidad de conformar un "corredor humanitario" que facilite el flujo de migrantes por Sur y Centro América, para lo cual es necesario un acuerdo entre los países involucrados.

La Cancillería también inició el proceso preliminar para elevar el caso a la Organización de Estados Americanos (OEA), tomando en consideración la actuación por parte de Nicaragua.