No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

"Ciclón bomba" amenaza EE.UU. y ocasiona nieve en Florida por primera vez en tres décadas

​La tormenta invernal que golpea el miércoles el sureste estadounidense ha provocado alertas meteorológicas y el cierre de rutas en el norte de Florida y el sureste de Georgia.

Los habitantes del norte de Florida despertaron este miércoles con una extraña visión: una capa de masa blanca cubría el suelo. Se llama nieve y es algo que no ocurre en el "estado del Sol" desde hace casi tres décadas.

Tallahassee, la capital de este estado del sureste estadounidense, amaneció con 2,5 milímetros de nieve, la primera medición significativa desde 1989, según el Weather Channel.

El causante es el denominado "ciclón bomba" como lo han llamado meteorólogos estadounidenses. Se producirá en medio de la tormenta invernal que afecta el sureste de Estados Unidos.

El "ciclón bomba" se genera a partir de una caída fuerte de la presión que deriva en tormentas invernales fuertes, según especialistas. Según el Washington Post, el "ciclón bomba" será parecido a una especie de "huracán invernal".

Los floridanos, más acostumbrados al azote de un huracán, se apuraron a publicar en las redes sociales fotos de nieve acumulada sobre chancletas playeras y piscinas al aire libre, con el hashtag #snowmageddon.

La tormenta invernal que golpea el miércoles el sureste estadounidense ha provocado alertas meteorológicas y el cierre de rutas en el norte de Florida y el sureste de Georgia.

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, declaró estado de emergencia en el área costera; mientras el de Florida, Rick Scott, alertó a sus ciudadanos a prepararse para "condiciones climáticas extremas", con temperaturas en torno a los 0ºC en el norte del estado.

"Hoy y mañana se espera mucha nieve y hielo desde Florida hasta Maine (noreste)", escribió el miércoles en Twitter el Centro Nacional de Meteorología (NWS).

"Esta tormenta en la costa este se intensifica rápidamente y producirá vientos fuertes y peligrosos, que pueden resultar en árboles caídos, cortes de electricidad e inundaciones costeras", advirtió el servicio meteorológico.