No hay que "sobredimensionar" impacto de eventual cambio en Intel, según analistas

Los costarricenses deben estar muy claros y no sobredimensionar el impacto que pueda tener una eventual reducción en las operaciones de Intel en el país, de acuerdo con el banquero y analista Gerardo Corrales.

Corrales precisó que en Costa Rica "no dependemos de una sola empresa" y pese a que no desea minimizar el impacto de una eventual reducción, la relevancia de Intel se vino perdiendo en el tiempo.

El analista mencionó que Intel había anunciado desde enero el recorte de miles de puestos de trabajos a nivel global debido a que la Compañía no se adaptó a las nuevas demandas y realizó una mala lectura en las tendencias del mercado.

Eso provocó una caída en las ventas de los chips que produce Intel desde hace 2 años.

banquero y analista, gerardo corrales

Gracias a que el modelo de zonas francas en el país ahora está diversificado, se cuenta con más de 300 empresas, y uno de los sectores más dinámicos es el de creación y venta de dispositivos médicos.


banquero y analista, gerardo corrales

El banquero reconoció que en caso de la empresa traslade parte de sus operaciones, como ha trascendido de forma extraoficial, habrá un impacto en las exportaciones del país.

La cantidad de exportaciones de Intel en 2013 alcanzó los $2.400 millones pero las importaciones superaron los $2.390 millones, por lo que, según él, el impacto neto de Intel dentro de la balanza comercial es nulo y "la afectación es realmente pequeña".

Por su parte, el presidente de la Unión de Cámaras (Uccaep), Ronald Jiménez, indicó que el total de la planilla de Intel representa el 0,6 por ciento de los empleos del sector industrial.


Jiménez opinó que "nos toma más preparados porque la Costa Rica de 2014 es muy distinta a la que recibió a Intel en 1999, gracias a una buena labor efectuada por distintas instituciones en la venta de la "marca país" y atracción de inversiones extranjeras.

Ambos coincidieron en que decisiones corporativas de movimientos y traslados son normales en firmas como Intel y los costarricenses debemos trabajar en que esos cambios "no nos tomen desprevenidos".

Presidente de uccaep, ronald jiménez