Nuevo gobierno de Ucrania alza el tono ante Rusia por tensión en Crimea

Ucrania alzó el tono el jueves ante Rusia después de que Moscú brindara protección al destituido presidente Viktor Yanukovich y después de que decenas de pro-rusos armados tomaran edificios oficiales en la volátil península de Crimea

La advertencia se produjo al día siguiente de que el presidente ruso Vladimir Putin pusiera en estado de alerta a sus tropas frente a la frontera de Ucrania, incrementando los temores de maniobras militares para resolver una crisis con visos de Guerra Fría.

El presidente interino, Olexander Turchinov, advirtió ante el Parlamento que cualquier movimiento de tropas rusas en el Mar Negro, que se basa en la ciudad crimea de Sebastopol, "será considerado como una agresión militar".

La crisis en Ucrania, una exrepública soviética de 46 millones de habitantes, estalló cuando Yanukovich decidió en noviembre pasado dar la espalda a un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) para estrechar vínculos con Rusia.

La represión de las protestas en Kiev se saldó la semana pasada con un baño de sangre que precipitó la destitución del mandatario por el Parlamento.

Yanukovich se halla desde entonces en paradero desconocido, aunque el misterio empezó a despejarse este jueves, cuando un funcionario de alto rango indicó en Moscú que Rusia le había brindado protección. El propio Yanukovich, desde un lugar sin identificar, declaró que seguía considerándose presidente.