No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%
Siga los resultados aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Número de casos de dengue, zika y chikungunya se desplomó en 2017​

​Autoridades piden no bajar la guardia durante el próximo año

El 2016 estuvo lleno de personas enfermas por dengue, zika y chikungunya, sin embargo, durante este año que está por finalizar la cantidad de infectados se redujo sustancialmente.

Así quedó en evidencia tras una revisión realizada por AmeliaRueda.com a los datos presentados por el Ministerio de Salud durante los dos periodos.

En el caso del dengue, mientras que en el 2016 la cantidad de enfermos registrados fue de 22.650 a la semana 49, para el mismo intervalo pero en el 2017 el número cayó a 5.324.

El chikungunya también experimentó una reducción sustancial al pasar de 3.550 el año anterior a 393 este año.

Finalmente, el zika, que apareció de manera autónoma por primera vez en 2015, registró un total de 359 enfermos confirmados en el 2017 frente a 1.649 en 2016.

El director de Vigilancia de la Salud, Daniel Salas, señaló que desde el 2016 la tendencia venía a la baja si se ven los casos mes a mes.

El funcionario atribuyó esta disminución significativa a las acciones que se llevaron a cabo para erradicar los criaderos del Aedes aegypti mediante campañas de eliminación y educación de la población. Lo anterior se intensificó ya que tras la aparición del zika en el país se declaró una emergencia para destinar fondos a su combate.

Salas lamentó que a pesar de los esfuerzos todavía se encuentran casas con acumulación de agua estancada que incentiva el crecimiento y reproducción del mosquito.

En total, se identificaron 4.768.659 potenciales durante el 2017, de los cuales 54.411 tenían huevecillos o larvas.

El médico añadió que para el 2018 se espera una tendencia similar producto de la inestabilidad climática que afecta la vida del Aedes.