Obama amenaza a Moscú, que consolida su control militar en Crimea

El presidente estadounidense Barack Obama advirtió el lunes que Washington y Europa harán pagar a Rusia la anexión de Crimea, antes de una reunión del G7 de los países industrializados en Holanda sobre la situación en Ucrania.

"Europa y Estados Unidos están unidos en su apoyo al gobierno y el pueblo de Ucrania, y están unidos para hacerle pagar a Rusia el costo de sus acciones" en ese país, dijo Obama en Amsterdam tras entrevistarse con Mark Rutte, el primer ministro holandés.

Rutte dijo por su lado que ambos consideran "el intento de Rusia de tomar el control de Crimea como una violación evidente del derecho internacional". "Condenamos estos actos en los términos más enérgicos", añadió.

Por iniciativa de Obama, los dirigentes del G7 se reúnen este lunes por la noche en La Haya, al margen de una cumbre sobre seguridad nuclear que continuará el martes.

En los últimos días, las fuerzas rusas y prorrusas tomaron sin pelear casi todas las bases militares ucranianas en la península, la última de ellas la de Feodosia, este lunes al amanecer.

Poco después, las autoridades de Kiev ordenaron la retirada de sus tropas de Crimea, y el viceprimer ministro de la península, Rustam Temirgaliev, no tardó en proclamar que Ucrania ya no tiene más tropas leales en el territorio.

Con estos últimos movimientos, Moscú concluye su toma de control de la península, que formó parte de Rusia hasta 1954. En una visita muy significativa, el ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, visitó este lunes Crimea, donde ya ha empezado a circular el rublo. Ahora, algunos temen que el presidente Vladimir Putin quiera sumar a Rusia otros territorios rusohablantes del este de Ucrania.

Según la OTAN, Moscú ha desplegado fuerzas "muy importantes" cerca de la frontera oriental de Ucrania, y Kiev dijo el domingo que teme una invasión.