Obama presentará en setiembre ante el Congreso proyecto para cerrar Guantánamo

intentoActual plan de cierre busca levantar las restricciones para trasladar presos a Estados Unidos.

Barack Obama está en la recta final de su mandato y el cierre de la prisión de Guantánamo sigue siendo un tema pendiente. El presidente de Estados Unidos quiere cumplir con su promesa de campaña y tiene un nuevo plan, pero para ello deberá negociar con férreos adversarios.

Lisa Monaco, asesora del presidente en antiterrorismo, y el jefe del Pentágono Ashton Carter, dijo que presentarán en septiembre en el Congreso un nuevo plan para cerrar esta cárcel, abierta hace 13 años en el sureste de Cuba para encarcelar en particular a los sospechosos de los atentados del 11 de septiembre de 2001.


El cierre de la polémica cárcel fue una de las promesas electorales de Obama. El presidente aseguraba que era incoherente "conservar una prisión que el mundo entero condena y que los terroristas usan para reclutar".

Pero una vez en la Casa Blanca el mandatario su hundió en un embrollo jurídico y político.

El actual plan de cierre busca levantar las restricciones para trasladar presos a Estados Unidos. Para ello se están estudiando dos lugares: la cárcel militar de Fort Leavenworth (Kansas, centro) y la de Navy Brig en Charleston, Carolina del Sur (sureste).

La iniciativa podría suscitar resistencias a nivel local. Pero el principal obstáculo es determinar la suerte de los presos, que si bien son considerados demasiado peligrosos como para ser puestos en libertad, la mayoría no tiene acusación ni juicio.

Algunos advierten contra la tentación de perpetuar en suelo estadounidense un sistema de detención ilimitado. Eso, más que cerrar la prisión, equivaldría a trasladarla.

"No pueden simplemente cambiar el código postal de Guantánamo y esperar que eso ponga fin a los problemas de derechos humanos y borre la mancha que dejó Guantánamo en la reputación de Estados Unidos", expresó Naureen Shah, de Amnistía Internacional.

Para que el Congreso, de mayoría republicana, acepte levantar las restricciones a los traslados de presos, Obama sabe que tendrá que negociar con sus adversarios y firmar compromisos, a veces difíciles.

El gobierno deberá considerar que aceptar la propuesta de aplicar una forma de detención provisoria extendida es el precio que hay que pagar para dar vuelta esta página.