Obama prolonga estado de emergencia contra Cuba previo a visita histórica a la isla

Medida​Medida incluye regulación del anclaje y circulación de flotillas de buques.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama prolongó la vigencia del estado de emergencia declarado en 1996 contra Cuba, en medio de los planes para una visita histórica a la isla el próximo mes.

La proclama 9398 mantiene la prohibición a los buques y aviones registrados en EE.UU. de ingresar a aguas o espacio aéreo cubano sin autorización.

Sin embargo, al renovar el estado de emergencia, Obama suavizó el lenguaje utilizado por sus predecesores y removió frases belicoso utilizadas por Clinton y Bush. Así, excluye oraciones como "[Cuba] 'ha demostrado estar dispuesta a usar la fuerza excesiva, incluyendo la fuerza letal' en contra de los Estados Unidos." En su lugar expresa un deseo de una Cuba "pacífica, próspera y democrática ".


La Declaración de Emergencia en 1996, se efectuó luego del ataque de cazas MIG cubanos contra tres avionetas de Hermanos al Rescate el 24 de febrero de ese año. Posteriormente, el 26 de febrero de 2004, Estados Unidos extendió el estado de emergencia para negar cualquier apoyo económico y material al gobierno de La Habana.

La declaración firmada este miércoles por Obama aclara el nuevo marco de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, la voluntad de Washington de continuar el proceso de normalización de las relaciones dipolomáticas y destaca los siguientes puntos:

1. Una migración masiva desde Cuba podría poner en peligro la seguridad de los Estados Unidos.

2. La entrada no autorizada de buques sujetos a la jurisdicción de los Estados Unidos en las aguas territoriales de Cuba es violatoria de la ley y contraria a la política de EE.UU.

3. La entrada no autorizada de embarcaciones de bandera EE.UU. en aguas territoriales cubanas es perjudicial para la política exterior de EE.UU., y en contra de la finalidad de la Orden Ejecutiva 12807, que consiste en garantizar, entre otras cosas, la migración segura, ordenada y legal.

4. La posibilidad de entradas no autorizadas a gran escala de los buques registrados en EE.UU. perturbaría las relaciones internacionales de los Estados Unidos, al facilitar una posible migración masiva de ciudadanos cubanos.

    La decisión de Obama se produce luego de anunciar que realizará un viaje a la isla el próximo 21 y 22 de marzo.