Obispos de Guatemala alertan de caos y turbulencia por corrupción

Advertencia​Los prelados católicos aseguran que las masivas manifestaciones en ese país son una ventana de esperanza

La Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) llamó este miércoles a las autoridades a resolver la crisis provocada por los escándalos de corrupción en el Estado para evitar actos "turbulentos" que amenacen la gobernabilidad.

"Los hechos evidencian la inmundicia de corrupción en que el Estado guatemalteco se ha convertido y ha constituido el colmo de la desfachatez que ha provocado manifestaciones multitudinarias que expresan la indignación y la ira de grandes mayorías", dijo el obispo Rodolfo Valenzuela, presidente de la CEG.

Los obispos católicos aseguran que las masivas manifestaciones populares pueden ser una ventana a la esperanza, pero también "un riesgo de entrar en procesos caóticos y turbulentos si no se responde con inmediatez a las demandas legítimas que se vienen planteando en las calles y plazas de nuestra patria".

La nota denominada "Nos duele Guatemala" aclara la situación actual que atraviesa el país y obedece al descubrimiento de la corrupción organizada en entidades estatales, así como a la cercanía de las elecciones generales del 6 de setiembre para elegir presidente, un vicepresidente, 258 diputados, 338 alcaldes y 20 diputados al Parlamento Centroamericano.

Los religiosos consideran contraproducente suspender los comicios aunque exigen reformas a la ley electoral y de partidos políticos debido a que "el tiempo ha ido mostrando un deterioro profundo del sistema político guatemalteco".

La crisis gubernamental estalló el pasado 16 de abril cuando se reveló la existencia de una red de fraude fiscal en las aduanas, un escándalo que provocó la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti el 8 de mayo, ante marchas convocadas por redes sociales para manifestar indignación.

Posteriormente, el 20 de mayo, fueron arrestados los jerarcas del Banco de Guatemala (central), Julio Suárez, y del Seguro Social, el militar Juan de Dios Rodríguez, cercano a Pérez, acusados de un fraude por unos 15 millones de dólares en esta última institución.

Aunque Baldetti no ha sido acusada penalmente, la Fiscalía abrió una investigación en su contra tras revelarse la red de defraudación en las aduanas en la que podría estar involucrada y por ello le embargaron cuentas bancarias e investigan sus propiedades.

"Frente a este panorama queremos gritar también con indignación: ¡basta ya! necesitamos romper el ciclo de corrupción, impunidad y conflictividad para proponernos ser una Guatemala distinta", manifestaron los obispos.

Video: Telesur TV