Decepción en Cuba porque EE.UU. se negó a votar en la ONU contra embargo

Bloqueo​La Asamblea General de la ONU pidió el martes por 24º año consecutivo y de manera casi unánime el fin del embargo aplicado a Cuba por Estados Unidos

La votación en la Asamblea General de la ONU, que el martes condenó casi por unanimidad el embargo estadounidense contra Cuba, fue celebrada por las autoridades de la isla, aunque en la calle dominaba un sentimiento de decepción.

Para el diario oficial cubano Granma, la votación constituye un triunfo "rotundo" para la isla, que dejó a Washington "más aislado" que nunca, pero en las calles de La Habana Vieja, algunos se mostraron decepcionados por la "contradictoria" posición de EE.UU.

"Es muy contradictoria (la posición estadounidense). No se puede decir se va a levantar el bloqueo y después votar a favor de que permanezca", declaró Ema Collado, de 44 años, empleada de una empresa constructora.

Algunos cubanos esperaban que Estados Unidos votara a favor de la resolución o al menos se abstuviera, toda vez que el presidente Barack Obama ha calificado al embargo como una "política fracasada", y ha dictado algunas medidas para flexibilizar las sanciones después de que iniciara un histórico acercamiento con la isla caribeña, el 17 de diciembre de 2014.

"Los cubanos nunca esperamos que (el voto de EE.UU.) fuera una cosa favorable a nuestro país, por muchos intereses que hay en Estados Unidos", dijo el obrero Rafael Alonso, de 65 años.

"No hay ningún tipo de sorpresas, la única sorpresa aquí fue el 17 de diciembre del año pasado (...) y al final no se ha resuelto nada", afirmó el albañil José Arturo Pérez, de 46 años.

Enerolina Montalvo, ama de casa de 74 años, expresó que esperaba que los dos países avancen en el proceso de normalización de relaciones, tras restablecer lazos diplomáticos en julio después de medio siglo.

"Ojalá que lleguen a una conversación, que todo se resuelva, y que tengamos prosperidad. Que haya amor entre los dos países", dijo Montalvo.

El embargo ha causado perjuicios por más de $100.000 millones a la isla, según el gobierno cubano.

Cuba debe comprar en mercados más lejanos, lo que encarece no sólo el precio de las mercancías, sino también de los fletes y seguros. En el caso de medicamentos y otros bienes tecnológicos, a veces Estados Unidos es el único proveedor.

El bloqueo fue impuesto en 1962 por el entonces presidente estadounidense, John F. Kennedy, para forzar el derrocamiento del régimen comunista de la isla. Solo puede ser levantado con autorización del Congreso norteamericano.

Desde 1992, la Asamblea General de la ONU pide su fin a través de resoluciones presentadas por Cuba.