Opositores a gobierno venezolano tomaron las calles de Caracas este domingo

Miles de estudiantes universitarios opuestos al gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, volvieron a salir este domingo a las calles de Caracas para denunciar la violencia que grupos de encapuchados han desatado, tras sus manifestaciones de los últimos días.

Más de 3.000 personas se dieron cita en el sector este de Caracas para realizar una asamblea en la que repudiaron la violencia registrada en Caracas y otras ciudades del país, y que ha desatado batallas entre fuerzas del orden y encapuchados.

Los estudiantes, que han llamado a movilizaciones desde hace 15 días en distintas localidades de Venezuela, responsabilizan a los denominados "colectivos", simpatizantes del chavismo, de estar armados y de ser los responsables de los hechos de violencia.

En la asamblea, se acordó una nueva manifestación este lunes por la mañana, que partirá desde el municipio de Chacao, escenario de refriegas en las últimas cuatro noches, hacia el centro de Caracas para exigir el desarme de estos grupos.

Mientras, el líder opositor, Henrique Capriles, responsabilizó al gobierno de la violencia y convocó a una marcha contra estos sectores.

El sábado anterior, los estudiantes y simpatizantes chavistas marcharon por diferentes puntos de la capital.

Ese día, unos 3.000 opositores, vestidos de blanco, convergieron en Las Mercedes, una zona comercial del este de Caracas, y desbordaron una plaza y avenidas. Por su parte, la marcha oficialista, en la que se desplegaron enormes banderas nacionales e imágenes del héroe nacional Simón Bolívar y del fallecido presidente Hugo Chávez, fue convocada bajo el lema "por la paz y contra el fascismo".

Desde principios de febrero, Caracas y otras ciudades de Venezuela son escenario de protestas de estudiantes y opositores al gobierno para denunciar la inseguridad, la inflación y la escasez de productos.

El miércoles pasado se desencadenaron refriegas callejeras que dejaron tres muertos y 60 heridos.

Mientras, el presidente Maduro acusó el sábado, en un multitudinario acto en el centro de Caracas, a la ultraderecha opositora de promover la violencia y de un golpe de estado para derrocarlo.

Justificó la decisión de sacar del aire el miércoles anterior al canal colombiano NTN24 -el único que transmitió íntegramente la marcha estudiantil opositora- con el argumento de que detrás está la mano del expresidente colombiano Álvaro Uribe.

El viernes por la noche, manifestantes fueron dispersados por guardias nacionales con gases lacrimógenos y chorros de agua, luego de que bloquearon dos transitadas avenidas.

El mandatario advirtió que usará la fuerza policial para impedir manifestaciones que no estén autorizadas y bloqueos de calles.