Pakistán estará en el #Brasil14... con el balón Brazuca

No conoce a Lionel Messi ni las playas de Copacabana, y su Pakistán ha sido una vez más eliminado del Mundial de fútbol, pero Gulshan Bibi dejará una huella indeleble en Brasil, ya que ella y sus colegas fabrican una pieza esencial del evento: los balones.

El 12 de junio, en el partido inaugural entre Brasil y Croacia en Sao Paulo, centenares de millones de aficionados celebrarán el inicio de este gran evento que tiene lugar cada cuatro años y se realiza en diferentes latitudes del mundo.

Mientras tanto, en Sialkot, en el este de Pakistán, Gulshan y las otras trabajadoras de la subcontrata Forward Sports tendrán el corazón lleno de orgullo. Pero mirarán menos a los jugadores que al "Brazuca", balón blanco lleno de curvas negras y multicolores del gigante deportivo Adidas, que ha salido de su fábrica.

"Estoy ansiosa de que la Copa del Mundo comience. Los balones que hemos fabricado serán usados allí, y todas las mujeres de nuestra fábrica están muy orgullosas", dijo a la AFP.

En Pakistán, país musulmán de más de 180 millones de habitantes, la religión deportiva se llama cricket, muy por delante del fútbol, donde el equipo nacional solo ocupa el puesto 159 del ranking mundial, según la FIFA. Pero eso no impide que el país tenga una larga tradición en la fabricación de balones.

La sociedad local Forward Sports fabrica allí desde mediados de los 90 para Adidas balones destinados a la Ligue 1 francesa, a la Bundesliga alemana, a la Champions League y ahora para el Mundial-2014.

A finales de mayo, cuando Cristiano Ronaldo marcó de penalti en el triunfo del Real Madrid en la final de la Liga de Campeones, el balón utilizado procedía probablemente también de Pakistán.

Tras varios escándalos ligados a la suerte de los niños que trabajan largas horas por un salario de miseria en fábricas paquistaníes subcontratadas por grandes marcas occidentales, Adidas se ha esforzado por mejorar las normas en vigor con sus socios locales.