Panamá inauguró este fin de semana su metro, el primero del Istmo

Panamá inauguró este fin de semana su metro, el primero de Centroamérica, con el cual el Gobierno pretende enfrentar la caótica situación del tránsito en la capital.

El tren recorrerá en 23 minutos casi 14 kilómetros, con 13 estaciones elevadas y bajo tierra, desde el populoso municipio de San Miguelito, contiguo a la capital panameña, hasta la terminal de autobuses de Albrook, una antigua base estadounidense del mismo nombre.

Las obras, que demandaron $1.800 millones, fueron realizadas por el consorcio conformado por la brasileña Odebrecht y la española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), en tanto que la francesa Alstom fabricó los trenes.

La construcción del metro es la obra insignia de la administración del presidente Ricardo Martinelli, con el que pretende dar a los panameños mayores opciones de transporte en una muy congestionada ciudad.

Sin embargo, el proyecto todavía levanta recelos en algunos sectores del país por el costo del pasaje, el cual sigue siendo una incógnita, aunque el ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, aseguró que no pasaría de un dólar.

Durante el primer mes, el pasaje será gratuito, lo que también ha sido fustigado por los opositores quienes lo consideran una medida electoral, teniendo en cuenta que el próximo 4 de mayo Panamá celebrará elecciones generales.

Se estima que 1,5 millones de personas usarán la red de metro que ya planea hasta cuatro líneas, una de ellas por encima del canal de Panamá.