Papa espera un rápido acuerdo para frenar cambio climático

encuentro​Sumo pontífice espera llegar a un acuerdo en diciembre de este año

El papa Francisco deseó el martes ante más de 60 alcaldes de todo el mundo reunidos en el Vaticano que se llegue a un acuerdo en diciembre en París (Francia) para frenar el cambio climático, uno los mayores desafíos del mundo moderno.

"Tengo la esperanza de que en la cumbre de París se llegará a un acuerdo fundamental", confesó el papa argentino al referirse a la cumbre de la ONU sobre cambio climático que se realizará del 30 noviembre al 11 de diciembre en la capital francesa.

Unos 60 alcaldes de todo el mundo, entre ellos de grandes ciudades de América Latina, como Río de Janeiro, Sao Paulo y Bogotá, se reunieron el martes en el Vaticano para examinar formas de luchar contra el cambio climático y la trata de seres humanos.

Dos dramas que el papa Francisco condena claramente en su encíclica "Laudato si'" y que considera fenómenos entrelazados con la pobreza.

"No, no es una encíclica, no es verde, es una encíclica social", explicó el pontífice argentino, quien considera que "el crecimiento desmedido" de las ciudades es "un fenómeno mundial" que con sus "cordones de pobreza y miseria" afectan el medio ambiente y desata fuertes migraciones con sus consecuencias.

"La Santa Sede puede hacer muchos discursos en la ONU, pero si el mensaje no proviene de las periferias al centro, no tendrá algún efecto", reconoció Francisco, quien tomará por primera vez la palabra en la sede de la ONU de Nueva York el 25 de septiembre próximo.

Cambiar modelo de vida

"El papa nos desafía, nos invita a no seguir presos, a no dejarnos capturar del consumismo (...) Tenemos más herramientas de las que creemos. El papa pide a los gobiernos que hagamos más. Hemos sido invitados a ir más allá, por más difícil que parezca", reconoció el alcalde de Nueva York, Bill De Blasio.

"Tenemos que cambiar el modelo de vida", admitió por su parte la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

Para ese cambio de modelo de vida que el papa promueve a través de su encíclica, en la que defiende un desarrollo sostenible e integral, los regidores de numerosas ciudades ilustraron las medidas que han tomado.

"Creemos en una especie de revolución cultural. Esa lucha se está definiendo en estos meses, en estos escenarios. París es quizás la última oportunidad", comentó por su parte el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

"La agenda ambiental y la agenda social son inseparables", recalcó por su parte el alcalde de la mayor metrópoli de América del Sur, Fernando Haddad, regidor de Sao Paulo.

"La ciudad contemporánea ha sido sofocada por la privatización del espacio público, por el individualismo, por el consumismo. Ese proceso tiene un impacto muy fuerte en el equilibrio del medio ambiente y del ambiente socio económico", resumió el alcalde.

Al término del foro, los alcaldes firmaron un documento final en el que se comprometieron a tomar medidas específicas para luchar contra las nuevas formas de esclavitud moderna.