Francisco pide oraciones por él en su primer año como pontífice

El papa argentino Francisco conmemora este jueves su primer año como pontífice, en un convento en las afueras de Roma, de donde pidió con un tuit a sus seguidores que lo acompañen con oraciones en su tarea de líder de la Iglesia católica.

"Recen por mí", tuiteó el papa en su cuenta @pontifex_es (el español fue uno de nueve idiomas) repitiendo la misma frase con la que sorprendió al mundo cuando apareció por primera vez en el balcón de la basílica de San Pedro.

Respetando su estilo imprevisible, Francisco, elegido la tarde del 13 de marzo del 2013, optó por pasar estas fechas lejos del Vaticano, para llevar a cabo ejercicios espirituales en una residencia religiosa de la localidad de Ariccia, al sureste de Roma, acompañado por 83 cardenales, obispos y religiosos.

La ausencia de papa del Vaticano, lejos de la muchedumbre, es considerada otro gesto de sobriedad del pontífice argentino, que renunció a todo tipo de lujos, usa un lenguaje directo y claro y se deja tocar y abrazar por fieles durante las audiencias públicas.

Para recordar esa jornada histórica, cuando el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, fue elegido como el sucesor de Benedicto XVI, el primer papa que renunció en siete siglos, los llamados "papa-boys", --una organización de jóvenes católicos fundada bajo Juan Pablo II--, convocaron una jornada de oración en una iglesia cerca del Vaticano.