Pastillas recetadas por CCSS se prueban en estómago mecánico antes que usted las consuma

El desempeño de las pastillas o tabletas que usted consume para aliviar algún dolor es probado primero por otro estómago: uno mecánico.

El aparato de disolución, como se le llama a ese estómago, se encuentra en el Laboratorio de Normas y Calidad de Medicamentos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y se encarga de realizar una de las pruebas cruciales para aprobar la distribución de un medicamento.

La labor de la máquina consiste en simular el movimiento del estómago y sumergir la tableta en un medio similar al producido por los ácidos gástricos.

Según explicó el subdirector del laboratorio, José Cruz, se evalúa el tiempo que el medicamento tarda en disolverse y la cantidad de droga que será absorbida por el organismo para comprobar su efectividad.

Los fármacos adquiridos por la CCSS se separan en lotes y para cada uno de ellos se evalúa una muestra representativa.

Todas las pruebas realizadas a medicamentos en el país se encuentran protocolizadas en un libro utilizado por la comunidad farmaceútica mundial, llamado Pharmacopeia, en el cual se especifican las particularidades y características de cada fármaco.

Aunque todos los medicamentos adquiridos por la CCSS son aprobados por organismos internacionales con el fin de que sean vendidos, estos pueden fallar las pruebas de calidad y no llegar nunca a las farmacias públicas del país.