Pelé teme que extranjeros cancelen viajes al Mundial de Brasil por protestas

El legendario exfutbolista brasileño Pelé se mostró este lunes de acuerdo con las demandas sociales en su país, pero también advirtió, desde México, que si las protestas continúan, afectarán a la Copa del Mundo y podrían ahuyentar a extranjeros que tenían previsto asistir.

"Yo creo que si siguen (las manifestaciones), sin duda ninguna" habrá afectaciones, dijo 'O Rei', al ser consultado sobre posibles problemas o incluso por una paralización del Mundial a causa de las protestas que se han reavivado en las últimas semanas en varias ciudades de Brasil.

"Ya tenemos conocimiento de que un 25 por ciento de los extranjeros que iban para Brasil están preocupados por el movimiento y me parece que ya cancelaron", dijo Pelé, embajador de Brasil para la Copa del Mundo.

"Esta es una gran pérdida para el país", recalcó el exastro durante una conferencia de prensa en la ciudad de Huixquilucan, a las afueras de Ciudad de México, ofrecida al término de una entrega de becas educativas.

A escasos 24 días de la inauguración del Mundial, Brasil vive una lluvia de protestas en demanda de mejoras sociales que el gobierno espera que disminuyan conforme se acerca la fecha, aunque ya prepara a las fuerzas del orden para resguardar el evento.

Algunas de esas protestas han derivado en violencia y destrozos, aunque por el momento están teniendo una menor participación que la del millón de personas que llegaron a salir a las calles en junio de 2013 durante la Copa Confederaciones en busca de mejoras en salud, educación y transporte.

"Nosotros no tenemos nada con los políticos corruptos, con los ladrones. No tenemos la culpa", se lamentó el tres veces campeón del mundo (1958, 1962 y 1970), que consideró como una "cosa muy muy burra" que los manifestantes quemen y dañen mobiliario urbano.

No se debe "confundir la corrupción y la política, los ladrones que robaron para hacer los estadios, con los jugadores, que sólo hacen promoción de Brasil", insistió Pelé, al considerar "una lástima" que todavía haya estadios inacabados a menos de un mes del Mundial, que se celebrará del 12 de junio al 13 de julio.