Pena de muerte a doctora que vendía bebés en China

Una obstetra china de 55 años fue condenada a muerte por secuestrar a siete recién nacidos y vendérselos a una red de traficantes.

Dicha pena es una sentencia habitualmente conmutada por cadena perpetua.

En la mayoría de los casos, la doctora le arrebató los bebés a sus padres, asegurándoles que habían muerto o estaban muy enfermos. Por cada niña, ella cobró 40 mil yuanes (¢1.6 millones) y 47.000 yuanes (¢3.9 millones) por cada varón.