Perdonar a morosos tributarios se aleja del objetivo inicial de la reforma fiscal, advierte informe del Congreso

CriterioAmnistía tributaria podría eventualmente significar un trato desigual e injustificado

La amnistía tributaria, que pretende perdonar las deudas a los morosos de impuestos, no guarda relación con los objetivos originales de la reforma fiscal, por lo que, de aprobarse en primer debate tal cual está redactado el proyecto, este podría sucumbir en una eventual consulta ante la Sala Constitucional.

Dicha inconexidad fue advertida, este jueves, por el Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa mediante el informe AL-DEST-CJU-085-2018, el cual responde a un análisis solicitado un día antes por el diputado del Partido Frente Amplio (PFA), José María Villalta.

Lea: Hacienda podría recaudar $600 millones si implementa amnistía tributaria en plan fiscal, señalan expertos.

"La amplia y genérica amnistía tributaria de intereses y multas comprendida en el Transitorio VI del Título V del proyecto no guarda relación de conexidad con la propuesta original, pues esta era limitada y relacionada únicamente con el impuesto general de ventas que propone transformar", concluye el documento.

El informe también destaca que el privilegio que concede el perdón de intereses y sanciones a quienes no pagan impuestos podría eventualmente significar un trato desigual e injustificado que no contribuiría con la meta esencial del expediente N. ° 20.580, que es “mejorar y fortalecer las finanzas públicas". La medida incluye a aquellos que se encuentran en la informalidad para que puedan incorporar al sistema legal y así aportar al fisco.

Las amnistías fueron incluidas por el Gobierno de la República en el texto sustitutivo aprobado el 21 de agosto anterior en el seno de la Comisión de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Lea: Comisión legislativa avala texto sustitutivo de Gobierno sobre reforma fiscal.

Esa medida permitiría al Ministerio de Hacienda recaudar unos $600 millones en ingresos frescos, que equivale al uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según estimaciones del socio director de Deloitte, Allan Saborío.

La reforma fiscal terminó el lunes su curso en foros de diputados y se espera que esta misma semana quede listo para ser discutido en el Plenario.