No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Padrón electoral de 2018 se rejuvenece

La mitad de los votantes son menores de 40 años, aunque incluye 775 adultos que sobrepasarán los 100 años de edad el 4 de febrero

Del total del padrón electoral para las elecciones de febrero de 2018, el 50 por ciento estará representado por personas menores de 40 años.

De esta mitad del listado, 15 jóvenes estarán cumpliendo su mayoría de edad el cuatro de febrero y 775 adultos mayores llegarían a tener 100 o más años. El de mayor edad habrá cumplido para entonces, 117 años.

Asimismo, por cada adulto mayor (más de 65 años) cuatro personas de entre los 18 y 39 años podrán ejercer el sufragio.

El padrón electoral del cual se sacan estas cifras, tiene en total 3.313 404 personas inscritas, de las cuales 1.651.023 son hombres y 1.662.381 son mujeres. Lo anterior según la cifra provisional que maneja el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). La definitiva se dará a conocer en noviembre.

Referente a los jóvenes con 17 años, estos suman 3.976 y, en comparación con los comicios del 2014, este número descendió en un 33 por ciento, ya que los inscritos con esta edad eran hace cuatro años, 5.987.

Para convencer a todos estos incipientes ciudadanos a las urnas, en mayo de este año el Tribunal lanzó una campaña titulada "¡Apuntate, sé parte del grupo!, que procuró inscribir a 165 mil personas antes de la fecha límite y votaran el 4 de febrero.

Sin embargo, al 30 de setiembre solo un 76 por ciento se empadronó, mientras que un 17,2 por ciento de nacionales no acudió a la inscripción y el seis por ciento restante es de los naturalizados.

Grupos según edades

Para los comicios de febrero de 2014, las categorías que aportaban un número superior a los 300 mil votantes constaban de edades entre 20 y 34 años, mientras que para esta ocasión el rango que supera esa cifra se ensancha con votantes de hasta 39 años de edad.

Sin embargo, esa población menor a los 40 años muestra altas tasas de abstencionismo en comicios anteriores. Además, según las encuestas es el grupo más propenso a confundirse acerca de por quién votar.

En comparación con los comicios del 2014, las personas que tenían edades entre los 20 y 24 años sumaban un total de 394.142, en la actualidad estos descendieron en un uno por ciento, pero siguen superando la cifra de los 300 mil.

Los que se ubicaban en el rango de 25 a 29 años eran un total de 392.775, para las elecciones del 2018 mantienen una cifra muy regular a la que se vio en el 2014.

Los que representaron un incremento significativo fueron los de las edades entre los 30 a 34, en el 2014 daban un resultado de 343.475 y en la actualidad los inscritos sumaron un 11 por ciento.

Hasta el 2014, estos eran los grupos que aportaban mayor cantidad de personas, pero para esta ocasión se sumó el grupo compuesto por adultos de entre 35 y 39 años. Esta categoría dio un incremento del 15 por ciento.

Es por esta razón que para las elecciones del 2018 la mayor presión la van a ejercer las personas menores a 40 años y representarán el 50 por ciento del padrón.

En cuanto a las preocupaciones de ellos, van dirigidas a lograr una equidad entre hombres y mujeres, lograr la legalización de la marihuana, buscar los derechos de la comunidad de Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales y más (LGTBI+), entre otras.

Si bien son los jóvenes los que aportan mayor cantidad de votantes a la cifra final del padrón, no son los que presentan la tasa de crecimiento más alta. Por el contrario, son los adultos de entre 60 y 74 años, los que abonan más electores a sus categorías, debido al aumento en la expectativa de vida de los costarricenses.

El primer lugar en crecimiento lo tienen los votantes que van de los 60 a 64 años, grupo que aumentó en un 23 por ciento con respecto a las cifras presentadas en el padrón electoral del 2014.

En segundo lugar, están los adultos con edades entre los 65 y 69 años, quienes crecieron un 22 por ciento y, en tercer lugar con un aumento de 21 por ciento, están los de edades de entre 70 a 74.

Según el analista político Ronald Alfaro, este comportamiento se seguirá profundizando ya que la razón es el avance en la edad de fallecimiento de las personas.

"El electorado costarricense ha ido envejeciendo poco a poco y está asociado con el incremento de la población adulta mayor en el país. Este proceso seguirá profundizándose con el paso del tiempo", explicó Alfaro.

Asimismo se espera que los comportamientos e intereses de esta población tengan variaciones conforme pase el tiempo.

Abstencionismo

El abstencionismo es un punto importante con el cual se viene luchando desde las elecciones de 1998, cuando el abstencionismo se elevó diez puntos en relación con cuatro años atrás (1994). Es por eso que para los próximos comicios el TSE planea hacer conciencia sobre la importancia de asistir a las urnas y de ejercer el voto de forma inteligente.

De allí la frase que ha acuñado el Tribunal para la presente campaña electoral: "Un voto informado es un voto inteligente".

El fenómeno del abstencionismo se presenta a partir de las votaciones de 1998, en este año se incrementó a un 30 por ciento y, desde entonces no se ha logrado reducir o igualar a la cifra que se daba en los comicios anteriores a 1994, en los cuales el promedio era de 19 por ciento.

Entre los grupos con mayor abstencionismo están los jóvenes menores a 30 años, entre quienes en las elecciones anteriores (2014) se ausentó de las urnas el 34,5 por ciento.

Y aunque el entusiasmo por realizar los primeros votos es alto entre los jóvenes, esto no se refleja en las cifras de asistencia a las urnas, debido a que comenzaron a participar en los procesos electorales en momentos en que se comenzaba a vivir el mayor ausentismo de la historia (elecciones de 1998).

"No es lo mismo empezar a votar en una época de mayor participación que hacerlo en un período de apatía", explicó Alfaro refiriéndose a las personas que en la actualidad aportan mayor cantidad de votantes al padrón.

Crecimiento de padrones

A pesar de que el padrón electoral para 2018 presenta un crecimiento del 7,6 por ciento de votantes, este listado no es el que tiene mayor incremento en la historia de votaciones de este siglo. Por contrario, se ubica en último lugar.

Es decir, el padrón electoral que presenta mayor crecimiento de personas inscritas es el de las elecciones presidenciales del 2006, las cuales crecieron en un 11 por ciento con respecto a los comicios del 2002.

Seguido a estas elecciones se encuentran las del 2010, donde el número de inscritos aumentó en un 10 por ciento con respecto a las elecciones del 2006.

En una tercera posición, figuran las elecciones del 2014, con un aumento del 9 por ciento, en comparación con el padrón del 2010.

Y en último lugar aparece el padrón del 2018, el cual solo registró un crecimiento de un 7,6 por ciento, con respecto a las votaciones del 2014, lo cual lo coloca como el de menor crecimiento desde el año 2000.