Perú logró reducir 17% sus cultivos de coca en 2013

Con operativos de erradicación de cocales y cultivos alternativos, Perú logró en 2013 una reducción del 17 por ciento de sus plantaciones de coca, según un informe de la agencia contra las drogas de la ONU.

Las plantaciones de cocales se redujeron el año a 49.800 hectáreas, un 17 por ciento menos que las 60.400 existentes en 2012, según la Oficina de la Naciones Unidas contra la Drogas y el Delito (UNODC).

"El resultado obtenido es el más exitoso de los últimos 14 años y responde a las acciones de erradicación y al desarrollo alternativo integral", dijo Flavio Mirella, representante de UNODC para Perú y Ecuador, en declaraciones a la prensa extranjera.

Mirella, quien estuvo acompañado de Alberto Otárola -el zar antidroga peruano- dijo que aún no puede determinarse si Perú se mantiene como el mayor productor mundial de coca, ya que recién a fines de junio se conocerán los resultados de Colombia y posteriormente de Bolivia.

"Existió un abandono voluntario de los cultivos de coca, y (los campesinos) aceptaron trabajar en cultivos alternativos como el cacao, café, ajonjolí", dijo Mirella.

El funcionario sostuvo que los Valles de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), siguen siendo la zona de mayor producción de hoja de coca con 57,3 por ciento, debido a la presencia de remanentes de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso.

En esa franja de ceja de selva que abarca varias regiones peruanas se encuentran los dos máximos líderes de Sendero Luminoso, Alejandro Borda Casafranca, 'camarada Alipio', y Marco Antonio Quispe Palomino, que combaten con la policía para mantener controlada la zona para el narcotráfico.

El informe indica que la reducción más importante se produjo en Alto Huallaga (selva central) que hasta 2012 producía 9.509 hectáreas y en 2013 cayó a 4.302 hectáreas.

"Esta importante reducción se debe a la captura del líder senderista (Florencio Flores) 'camarada Artemio', que protegía a los cocaleros", dijo el funcionario.

El informe de UNODC señala que debido a la erradicación, el precio de la hoja de coca se incrementó. En Alto Huallaga pasó de $3,6 por kilo a $5,5.

Pese a los avances en la erradicación de cocales, en otras regiones como Aguaytía (selva central) o Alto Chicama (norte) la producción se ha incrementado, lo que demuestra de qué manera se traslada las plantaciones a otros sitios cuando son combatidas, indica el informe.

Alberto Otárola, jefe de Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), dijo que "hasta junio 2014 se erradicaron 12.721 hás" y que el gobierno se comprometió a "llegar a las 30.000 hectáreas erradicadas a fin de año".

Asimismo, dijo que el gobierno emprenderá una lucha frontal contra los cárteles de la droga que operan en el país, con operativos que incluyen la destrucción de pistas clandestinas que se construyen en los valles cocaleros para el transporte al exterior de pasta básica y cocaína.