Pinto señala falta de autonomía, deslealtad y rechazo a su estilo como detonantes de su salida

Cuando hace 12 años Rafael Solís contrató a Jorge Luis Pinto para que dirigiera a Liga Deportiva Alajuelense, lo primero que le dijo el entrenador colombiano fue: "don Rafael, piénselo bien si me va llevar, porque yo soy un técnico exigente".

Tal parece que ser exigente ha hecho triunfar a Pinto en su carrera, pero también le ha generado enemigos en los camerinos y cuerpo técnico. Así lo dijo el propio ex seleccionador este jueves, cuando anunció que no seguiría más al mando de la Selección de Costa Rica.

El tema económico no importó, el técnico colombiano dijo que solo quiere ir a un lugar donde pueda trabajar y tener lealtad.

Aunque no dio nombres, Pinto indicó que la razón de su salida fueron las diferencias a lo interno, ya que en muchas ocasiones no compartían su estilo.

"Duré un año y medio sufriendo, señores, sufriendo. Dormí con el enemigo por un año y medio; sin embargo, lo entendí y acepté por la Selección, pero hoy no", manifestó el colombiano.

"Me tocó corregir, luchar, llamar la atención, hacer que se hagan las cosas, de alguna manera muchas veces yo solo", dijo el entrenador, quien estaba sentado junto al presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol), Eduardo Li, y el presidente de la Comisión de Selecciones, Adrián Gutiérrez.

El colombiano no seguirá al mando de la Selección porque Li prefiere dejar a quienes Pinto pedía quitar, así lo admitió cuando dijo que son "costarricenses que son patrimonio de la Federación".

Para el técnico colombiano, si no se hubiera exigido al jugador y comprometido de la forma en que se hizo, no se hubiera llegado tan lejos.

El seleccionador no seguirá al mando de "La Sele"; sin embargo, sale por la puerta grande, tras conseguir el capítulo más glorioso en la historia del fútbol costarricense al colocar el nombre de Costa Rica entre los ocho mejores equipo de un Mundial de fútbol.

El técnico aseveró que lo logrado con la Tricolor en Brasil 2014 ha sido el momento más hermoso de su carrera.

Asimismo, a Costa Rica le queda un "equipazo", añadió el entrenador en su despedida.

El ahora extécnico costarricense dijo que aún no tiene claro su futuro y que no sabe dónde irá. No obstante, espera volver a Costa Rica en "cualquier momento de la vida".