No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Plantean restricción de 10 años a jerarcas o familiares para ser magistrados

Con esa medida se pretende garantizar independencia de quien ocupe una silla en la Corte Suprema de Justicia

Ni los jerarcas de otras instituciones ni sus familiares podrán optar por ser magistrados propietarios o suplentes de la Corte Suprema de Justicia 10 años después de haber ostentado el primer cargo. Ese es el principal objetivo de una propuesta de reforma para la elección de estos puestos.

El planteamiento fue ideado por el presidente de la Sala Constitucional, Ernesto Jinesta, como parte de los cambios que busca la Corte Suprema de Justicia para fortalecerse tras una serie de cuestionamientos que vivió este año.

La propuesta establece una prohibición durante 10 años anteriores al momento del nombramiento a los ministros, viceministros, presidente o vicepresidente de la República, diputados y magistrados del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Dentro de la restricción también se incluyen a gerentes, miembros de junta directiva o presidente ejecutivo de una entidad descentralizada, alcaldes, regidores municipales, contralor, subcontralor, regulador general, procurador general, defensor general o adjunto de los habitantes o superintendentes.

Adicionalmente, la propuesta cobija a quienes hayan tenido vínculos directos o indirectos con organizaciones políticas, empresariales, sociales o no gubernamentales, que puedan incidir de alguna manera en su elección.

Por el mismo periodo de tiempo se prohíbe en el proyecto de reforma a los familiares de los puestos anteriormente mencionados con grado de consanguinidad o afinidad hasta el tercer grado, incluso una persona allegada en virtud de una relación de hecho.

"La difícil coyuntura que vive la sociedad costarricense, y en particular, el Poder Judicial por una serie de señalamientos de la opinión pública, los medios de comunicación colectiva, las redes sociales e instancias de control político, impone tomar medidas urgentes e inmediatas con la finalidad de garantizar, y sobre todo, fortalecer la independencia funcional de los Jerarcas del Poder Judicial", escribió Jinesta en su planteamiento dirigida al presidente de la Corte, Carlos Chinchilla.

El proponente planteó que la modificación en los requisitos se haga mediante un proyecto de ley o una enmienda a la Constitución Política.

La elección de magistrados propietarios y suplentes genera cuestionamientos tanto de la sociedad civil como de la misma Asamblea Legislativa que los elige, ya que en ocasiones se señalan padrinazgos políticos para llevar al nombramiento que posteriormente amarra al juez en la toma de decisiones.