Poblados de Bolivia se convierten en ríos por inundaciones

Rurrenabaque, un poblado amazónico situado al noroeste de Bolivia, es una de las áreas más castigadas por las inclemencias del tiempo y por la lluvia que no da tregua.

Donde había calles de tierra o avenidas asfaltadas, ahora solo hay agua que cubre esta localidad de unas 36.000 personas.

Los nueve departamentos de Bolivia soportan desde hace meses el mal tiempo, lo cual forzó al Gobierno a declarar emergencia nacional para liberar fondos que permitan responder a la tragedia.

Según los últimos reportes oficiales las precipitaciones dejaron ya 42 muertos y más de una decena de desaparecidos.