Polémica sobre papel de Francia en genocidio de Ruanda

El papel de Francia en el genocidio ruandés hace 20 años sigue oponiendo tesis radicalmente opuestas, ya que Ruanda acusa a los franceses de haber sido un actor de las matanzas, acusación que París rechaza aunque admite "errores de apreciación".

Este lunes las autoridades ruandesas y la comunidad internacional, sin la participación de Francia que fue excluida por el gobierno ruandés, conmemoraron en Kigali el 20º aniversario del genocidio que causó en 1994 unos 800 mil muertos, sobre todo tutsis, pero también hutus moderados.

El meollo del contencioso franco-ruandés es el sostén de París y de sus fuerzas armadas al régimen hutu ruandés, culpable del genocidio. De 1990 a 1993, los soldados franceses intervinieron para ayudar al ejército ruandés a luchar contra la rebelión tutsi del Frente Patriótico Ruandés (FPR) actualmente en el poder en Ruanda.

Lo que le vale a Francia desde hace 20 años la acusación, por parte de Kigali, de "complicidad" de genocidio por haber formado y armado las fuerzas ruandesas. También se acompaña de una denuncia de la operación militar "Turquesa" (junio a agosto de 1994) lanzada oficialmente por razones "humanitarias" con un mandato de la ONU.

En la realidad, acusa Kigali, esta misión permitió proteger a los responsables del régimen genocida en su fuga hacia Zaire (que se convirtió después en la República Democrática del Congo, RDC).

Sin llegar hasta abrir sus archivos, como lo reclamaba este lunes un editorial del diario Le Monde, las autoridades francesas han negado durante todo este tiempo su responsabilidad: "Las fuerzas armadas francesas fueron ejemplares en Ruanda", juzgaba aún en 2010 Edouard Balladur, primer ministro en la época de los hechos.

Si Francia ha dicho que no está implicada en el genocidio, sí reconoció que había cometido "errores de apreciación", al subestimar sobre todo el carácter "autoritario y racista" del régimen ruandés, juzgó en ese sentido en 1998 una comisión parlamentaria francesa.

En 2010, el presidente francés de entonces, Nicolas Sarkozy, quien oficializó una reanudación de las relaciones diplomáticas suspendidas durante tres años, fue más lejos: sin llegar a presentar excusas, como lo reclamaban ciertos representantes de las víctimas, reconoció durante una histórica visita a Kigali, que se habían cometido "graves errores de apreciación" y una "forma de enceguecimiento" de Francia, por no haber visto "la dimensión genocida" del régimen ruandés hutu.

En febrero, un ex oficial de la guardia presidencial, Pascal Simbikangwa, fue condenado a 25 años de cárcel.

Para Kigali, aún queda mucho por hacer. "Hay algunas docenas de actas de acusación en curso en el sistema judicial francés. En función de lo que ocurrirá con esos próximos expedientes, las semanas y meses que vendrán servirán para probar si este proceso es simbólico", dijo el ministro de Justicia ruandés, Johnston Busingye.