Policía de Kenia usó gas lacrimógeno contra niños que protestaban para defender su escuela

​Menores reclamaban porque un inmobiliario se apoderó de una parte del terreno de su centro educativo

La policía keniana lanzó este lunes en Nairobi gases lacrimógenos contra unos niños que protestaban porque un promotor inmobiliario se apoderó de una parte del terreno de su escuela primaria, constató un fotógrafo de la AFP.

Hacia el final de la mañana del lunes, un centenar de escolares, acompañados de algunos padres y militantes, salieron de sus clases blandiendo pancartas denunciando a los "Acaparadores sin vergüenza" y empezaron a demoler un muro construido rápidamente para aislar los terrenos disputados.

Unos 40 policías, algunos de ellos con perros, respondieron lanzándoles gases lacrimógenos.

Los niños se dispersaron, algunos hacia las aulas otros hacia la calle, una de las principales arterias de la capital keniana.

La escuela primaria está situada en el barrio Langata de Nairobi, frente al aeropuerto nacional de Wilson.

El presidente de la autoridad independiente que supervisa la policía, Macharia Njeru, prometió en Twitter una investigación sobre el accidente. "Emplear gases lacrimógenos contra niños es inexcusable", dijo.

Sede regional de numerosas empresas, Nairobi, poblada por más de tres millones de personas, es una capital que crece mucho y muy rápidamente.

Los terrenos son muy buscados y se encuentran regularmente en el centro de casos de corrupción y de acaparamiento por parte de empresas o de personalidades.