Policía impidió ingreso de diputada opositora al Parlamento de Venezuela

En un desafío al chavismo, la diputada opositora venezolana María Corina Machado acudió este martes a la sede del Parlamento en Caracas, donde su ingreso fue impedido por la fuerza pública luego de que el Tribunal Supremo de Justicia ratificó su destitución.

"¡No nos doblegarán, nos hacen más fuertes, nos dan más razones para luchar!", dijo Machado a efectivos de la Guardia y la policía antimotines que impidieron su paso una cuadra antes de llegar a la Asamblea Nacional, en el centro de Caracas.

Poco antes, tras un acto en una plaza del este de Caracas, Machado, varios diputados y cientos de simpatizantes intentaron ir a la sede del Legislativo, pero fueron dispersados por un cordón de fuerzas de seguridad con gases lacrimógenos.

"Con esta acción (la destitución) se desmantela la República", aseguró en el acto la diputada, uno de los rostros más conocidos del sector radical de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que cuenta con un tercio de los 165 diputados.

Con una bandera de Venezuela en el cuello y una rosa blanca en la mano, Machado llegó al centro a bordo de una motocicleta e intentó ingresar en vano al hemiciclo junto a sus colegas diputados, mientras una veintena de simpatizantes chavistas le gritaban "vende patria", "asesina" y le lanzaban objetos.

Por la tarde y la noche, en el opositor distrito de Chacao, se volvieron a registrarse disturbios entre centenares de manifestantes radicales y las fuerzas de seguridad, que dejaron al menos cinco detenidos y un incendio en instalaciones del ministerio de Vivienda.

El presidente Nicolás Maduro -que ha llamado en distintas ocasiones al diálogo pero al mismo tiempo detiene a líderes y alcaldes opositores- informó este martes en su programa "En contacto con Maduro" que una comisión de cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) volverá al país en los próximos días para instalar "una comisión de enlace de acompañamiento".

Los cancilleres de la Unasur estuvieron la semana pasada en el país, a petición de Maduro, y sostuvieron reuniones con distintos sectores, entre estudiantes, organizaciones de derechos humanos, representantes de distintos credos religiosos y líderes de partidos aliados a la oposición y al chavismo.