Políticos suizos piden investigar a HSBC por lucrar con dinero de traficantes de armas y dictadores

Investigación​Informe periodístico acusó a la entidad de ayudar a clientes polémicos a evadir impuestos

Varios políticos suizos pidieron este lunes que se investigue al banco HSBC, después de que un informe realizado por varios medios de comunicación internacionales acusara a la entidad de ayudar a clientes de varios países a evadir impuestos.

Para la exministra socialista Micheline Calmy-Rey, la apertura de una investigación sería "lo mínimo", ya que afirmó que estas acusaciones manchan gravemente la imagen del país.

Por su parte, Roger Nordmann, diputado socialista del cantón de Vaud, también pidió que se abra una investigación contra HSBC.

Hasta ahora sólo se ha iniciado una investigación contra Hervé Falciani, un ex informático del banco que filtró la información del caso, conocido por la prensa internacional como "SwissLeaks".

En tanto, la Asociación Suiza de Banqueros (ASB) afirmó que las entidades deben respetar la ley, tanto de su país de origen como las del lugar donde tienen operaciones.

Según la investigación de SwissLeaks, cerca de 180.000 millones de dólares pasaron por las cuentas del banco HSBC en Suiza entre 2006 y 2007, con diversos fines, desde la evasión fiscal, el blanqueo de dinero o la financiación del terrorismo.


La investigación reveló entre los clientes figuraban el ex presidente egipcio Hosni Mubarak, el líder sirio Bashar al-Assad, partícipe de una intensa de la guerra civil en su país desde hace tres años y traficantes de armas de diversos países africanos.

Por ejemplo, había cuentas de Aziza Kuslum, quién había sido señalado por Naciones Unidas como financista de una sangrienta guerra civil en Burundi en la década de los noventas y tenía participación en el comercio ilícito de coltán en de la República Democrática del Congo. También aparecen cerca de 2.000 clientes vinculados con la industria de los diamantes.