Premio Mauro Fernández 2015: La satisfacción más grande de un educador es ver a un estudiante feliz

docenciaFranklin Mejía Vindas destacó la importancia de que el educador se adapte a los tiempos

La faceta que más disfrutó como educador fue cuando estuvo a cargo de una escuela unidocente, aunque también recuerda con cariño cuando acercó a estudiantes de escuela urbano marginales al arte. Él es feliz si sus alumnos también lo son.

Así es la vida docente de Franklin Mejía Vindas, quien este miércoles colgó en su cuello la medalla que lo hace acreedor del máximo galardón en la educación costarricense: el Premio Nacional Mauro Fernández Acuña 2015.

Mejía le debe su llegada a las aulas un poco a la casualidad y mucho a su amor por la música, ambos factores lo llevaron hace 30 años a trasmitir por primera vez esa pasión a niños en edad escolar.

El galardonado es un sobreviviente de la deserción escolar, pues la pobreza intentó alejarlo en reiteradas ocasiones de la escuela, sin embargo, sus padres Primitivo y Dora, con el mismo coraje que este miércoles le aplaudieron, evitaron que dejara sus estudios en su niñez parriteña.

El músico es el actual director de la Escuela de Paquita en el cantón de Aguirre, aunque también ha tomado la batuta como director de bandas musicales y el mando de la supervisión del circuito educativo.

Mejía tiene 49 años de edad, de los cuales lleva 28 junto a su esposa, con la que ha formado una familia de cinco hijos.

La música parriteña le ha permitido viajar a Rusia, España, Portugal, Polonia, Corea del Sur y Turquía.

Lo más importante para un docente, según el premio Mauro Fernández 2015, es que sepa adaptarse a los tiempos, "cambiar de chip" para educar a sus estudiantes.

El director de la Escuela de Paquita afirmó que recibe con humildad y mucho compromiso el premio, agradeció a su familia y a todos los educadores que luchan diariamente en los lugares más recónditos del país para que un niño aprenda a leer y escribir.

La entrega de la condecoración la decide un jurado compuesto por jerarcas del Ministerio de Educación Pública (MEP).