No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Entre lágrimas, familiares rezan por víctimas de masacre en iglesia de Texas

Vecinos también se mostraban preocupados por su seguridad 

El sonido de los disparos primero y las sirenas minutos después, irrumpieron en el pacífico poblado de Sutherland Springs, en Texas, donde un sujeto asesinó a por lo menos 26 personas al abrir fuego en la primera iglesia bautista.

De inmediato el lugar se llenó de familiares de personas que estaban en el culto. Entre lágrimas rezaban a las afueras del lugar rogando para que sus familiares estuvieran a salvo.

También vecinos se acercaron para preguntarle a las autoridades si se encontraban seguros al estar en la zona.

Albert Gamez Jr, comisario del condado de Wilson, donde se encuentra la la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, dijo a la AFP haber sido informado de un balance de "26 muertos y más de 20 heridos", pero señaló que esperaba una confirmación formal de la cifra.

Los medios estadounidenses también afirman que el sospechoso del tiroteo había muerto.

El presidente Donald Trump aseguró por medio de sus redes desde su gira asiática en Japón que se encuentra "monitoreando la situación".

El último ataque de esta envergadura en una iglesia estadounidense ocurrió en Charleston (Carolina del Sur) en junio de 2015. Dylan Roof, un joven blanco, entró en una iglesia de Charleston (Carolina del Sur) y mató a tiros a nueve personas afroamericanas en el que fue considerado uno de los peores crímenes de odio. Roof fue detenido.

Ahora este nuevo tiroteo ocurre apenas un mes después del peor ataque con un arma en la historia de Estados Unidos, en Nevada, que tuvo coo resultado la muerte de 60 personas y más de 500 heridos. El hecho se dio durante un concierto de música Country, un hombre de 64 años, disparó a ráfagas contra miles de asistentes en un concierto en una explanada de Las Vegas.

Foto tomada del Twitter de Max Massey.