Presidencia pagará el triple en prestaciones de lo que liquidó hace cuatro años

La Presidencia de la República pagará en prestaciones más del triple de lo que liquidó al fin del cuatrienio pasado, cuando Óscar Arias fue relevado por Laura Chinchilla.

En total, serán ¢700 millones los que recibirán 216 funcionarios de confianza que serán cesados y dejarán de trabajar el próximo 7 de mayo. En promedio, cada trabajador recibirá ¢3,2 millones, según datos del Ministerio de la Presidencia.

Hace cuatro años, se liquidó a 164 personas y se pagó ¢207 millones. Mientras que en el cambio de mando de 2006, cuando Abel Pacheco dejó la Presidencia, se gastó ¢241,5 millones y se despidió a 209 colaboradores que ocupaban plazas de confianza.

De los funcionarios actuales, sólo 103 continuaran en el cargo después del cambio de mando del próximo 8 de mayo, pues cuentan con una plaza del Servicio Civil, principalmente en puestos administrativos.

Según el ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, ese gasto es usual cada cuatro años y no lo considera como excesivo, porque cada Presidente debe llevar a su equipo de confianza y asesores con los que que trabajará a lo largo de los cuatro años de su mandato.

Ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides

Las plazas que quedarán vacantes representan el 31 por ciento de los 700 puestos de la Presidencia que deberá reasignar el mandatario electo, Luis Guillermo Solís, una vez que asuma el gobierno, el próximo 8 de mayo.