Presidencia recibe propuesta para regular FIV por decreto sin fijar plazo para resolver

reunión​Gobierno responderá después de un análisis jurídico, dice Ministro de la Presidencia

Un grupo de parejas y abogados entregaron este miércoles por la mañana al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, una propuesta para regular la fertilización in vitro (FIV) por decreto, pero el gobierno no fijó plazo para resolver.

El ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, dijo que escucharon la propuesta que deberán analizarla con un estudio jurídico detallado para definir si tras la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la técnica se puede regular por decreto o es necesario aprobar una ley.

Alfaro no precisó el plazo que le llevará al gobierno analizar la iniciativa de las parejas defensoras de la fecundación in vitro y argumentó que un estudio jurídico de un tema tan importante lleva tiempo.

El Ministro de la Presidencia insistió que no se trata de un tema sencillo, aunque enfatizó que el país debe apurarse para cumplir con la sentencia de la CIDH emitida en 2012.

Comentó que se debe buscar la mejor opción y que cumpla con los señalamientos de la Corte.

El abogado que representa a la parejas, Hubert May, aseguró que el planteamiento que le entregaron al gobierno está basado en leyes y regulaciones internacionales porque solo en Costa Rica está prohibida la FIV.

Insistió que la vía del decreto es una opción para que el país cumpla con la sentencia y se garantice el acceso a la FIV a un 15 por ciento de la población que tiene problemas de fertilidad.

23 parejas le pidieron una audiencia a Solís el pasado 4 de marzo para presentarle la propuesta que entregaron esta mañana.

May aclaró que la imposibilidad de conservar los embriones fecundados fue uno de los puntos que pesó en el 2000 cuando la Sala Constitucional prohibió la técnica que en ese entonces estaba regulada por decreto en el país.

La propuesta que entregaron este miércoles al Presidente permite la transferencia de hasta tres óvulos fecundados por mujer, pero prohíbe la experimentación, clonación, destrucción, manipulación genética o inseminación post mórten de los embriones.

La Sala Constitucional prohibió la FIV en el país por considerar que atentaba contra la vida humana de los embriones fecundados, ya que algunos se desechan.

La CIDH condenó el 28 de noviembre de 2012 al Estado costarricense por no permitir la fertilización in vitro y le ordenó crear todos los mecanismos legales y metodológicos para que las personas accedan a la técnica en el la medicina privada o por medio de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).