Presidenta de AyA señala mala gestión de sus antecesores y pide que la dejen trabajar


La presidenta de AyA, Yamileth Astorga, admitió este jueves una mala gestión de sus antecesores al tiempo que pidió que la dejen trabajar. De esta manera salió al paso de las críticas del diputado libertario, Otto Guevara, quien aboga desde el plenario legislativo por una intervención de Acueductos y Alcantarillados (AyA) por considerarla una “entidad ineficiente”.

Astorga dio las declaraciones durante una entrevista en el programa Nuestra Voz. "Ocupamos que nos dejen trabajar", dijo.

presidenta aya, yamileth astorga

Esta semana, Guevara ha lanzado fuertes críticas contra esa institución, aduciendo que los problemas de falta de agua que se han dado en los últimos meses en el país -como el caso de Paraíso- se deben a una mala gestión de los recursos hídricos por parte del AyA.

"Cuando uno ve todos los problemas de falta de líquido vital que hay en el país, uno se pregunta a quién le toca hacer esto, quién tiene que garantizar el consumo y la distribución del agua para las personas y los negocios. Y nos damos cuenta que es el AyA y que ha fallado", dijo Guevara.

De acuerdo con la presidenta de AyA, la reducción de fuentes de agua en el país no es un problema directo de esa institución. Alegó que las fuentes de agua se han reducido considerablemente por la sobre explotación del recurso. "Es irresponsables seguir perforando pozos y extrayendo agua sin tener estudios", dijo.

Destacó que esa entidad ya se encuentra en conversaciones con el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (Senara) para intercambiar información entre las entidades que permita proyectar dónde existe agua y dónde se puede invertir, con el fin de solucionar los problemas de diversas comunidades afectadas por la carencia del líquido.

diputado movimiento libertario, otto guevara

Una de las críticas de Guevara a la entidad es que no haya fortalecido las ASADAS o acueductos rurales para suplir la escasez de agua. No obstante, el diputado reconoció que se debe dar tiempo a Astorga antes de evaluar su gestión.