Presidente de Rusia visitó Nicaragua de sorpresa, tras paso por Cuba

En medio de fuertes tensiones con Estados Unidos, el presidente ruso Vladimir Putin pasó de sorpresa este viernes por Nicaragua, tras una breve visita a Cuba donde firmó acuerdos con su par Raúl Castro, en el inicio de una gira que lo llevará también a Argentina y Brasil.

Putin fue recibido en el aeropuerto internacional de Managua por el presidente Daniel Ortega, la primera dama Rosario Murillo, y el jefe del ejército nicaragüense, Julio Avilés, informó el estatal Canal 6 de Managua.

"Es la primera vez que un presidente ruso visita Nicaragua y estamos muy contentos de recibirlo en nuestra tierra", dijo Ortega.

Putin por su parte manifestó, con apoyo de un intérprete, la disposición de su gobierno de seguir impulsando las relaciones con Nicaragua en el sector económico.

Putin llegó a Nicaragua procedente de Cuba, viejo aliado de Moscú en la Guerra Fría, donde el mismo viernes cumplió una apretada agenda, que incluyó conversaciones con Raúl Castro, la firma de una decena de acuerdos bilaterales y la visita a un antiguo cementerio militar soviético.

Putin también sostuvo una "larga" y "muy interesante" reunión con el expresidente Fidel Castro, de 87 años y retirado desde 2006 por razones de salud.

El periplo latinoamericano de Putin se produce en momentos de gran tensión entre Rusia y Estados Unidos, que amenazó con nuevas sanciones contra Moscú por su apoyo a los separatistas prorrusos en Ucrania, conflicto en el que La Habana se ha puesto del lado del Kremlin.

Putin sostuvo un encuentro de casi una hora con Fidel Castro, a quien no veía desde hacía 14 años.

"Tuvimos una muy interesante y larga conversación, abordamos cuestiones internacionales y problemas bilaterales, la entrevista (...) giró en torno a los asuntos de actualidad internacional, el estado de la economía mundial y el desarrollo de las relaciones entre Rusia y Cuba", dijo el mandatario ruso.

Putin viajó a La Habana luego de promulgar un acuerdo que anula 31.700 millones de dólares de la deuda cubana con la ex Unión Soviética, el 90% del total, tema que por años obstaculizó la normalización de las relaciones entre Cuba y Rusia.

El resto de la deuda, unos 3.500 millones, será reembolsado en 10 años y reinvertido en Cuba, cuyo gobierno dictó una nueva Ley de Inversión Extranjera para atraer capitales que potencien su economía, que no despega pese a las reformas de Raúl Castro.

La última actividad oficial de los mandatarios en Cuba comprendió la firma de una decena de acuerdos bilaterales, que incluyen la búsqueda de petróleo en la costa de la isla y alta mar, la creación de un centro internacional de conexión aérea en Cuba y el suministro de equipamiento para dos centrales termoeléctricas cubanas por un valor de 1.200 millones de euros (1.632 millones de dólares).

Putin declaró "sentirse satisfecho y orgulloso de las relaciones" entre Cuba y Rusia, y dijo que "ambos países han creado buenos mecanismos de cooperación".

Rusia y Cuba están recomponiendo sus lazos en los últimos años tras un distanciamiento a raíz de la desintegración de la Unión Soviética en 1991.

"En los años 90 del siglo XX los ritmos de nuestra cooperación bilateral se redujeron (...), estamos dispuestos a recuperar las posibilidades perdidas", declaró Putin, subrayando que la cooperación con Cuba tiene carácter "estratégico y está orientada a largo plazo".

Moscú, que durante tres décadas fue el principal socio económico de la isla, ocupa ahora el noveno lugar entre sus socios comerciales.

Después de pasar por Cuba y Nicaragua, Putin visitará Argentina este sábado y asistirá el domingo en Rio de Janeiro a la final del Mundial de fútbol antes de viajar a la cumbre del BRICS en Fortaleza.