Presidente del Bayern admite que evadió al fisco por años

Uli Hoeness, presidente del Bayern de Múnich, reconoció este lunes haber defraudado al fisco alemán durante años, al iniciarse su juicio que podría costarle una pena de cárcel.

El directivo reconoce haber defraudado al fisco alemán al menos 18,5 millones de euros, según documentos de su defensa que podían consultarse este lunes.

)

En un primer momento, la fiscalía de Múnich acusó a Hoeness de no haber pagado 3,5 millones de euros de impuestos. El presidente del club de fútbol había omitido declarar a la administración fiscal 33,5 millones de euros de beneficios, gracias a una cuenta secreta en Suiza.

"Lamento profundamente mi comportamiento delictivo", afirmó Hoeness, quien es tan conocido en Alemania como las estrellas que juegan en su equipo, añadiendo que quiere esclarecer "este triste capítulo de su vida".

El presidente del Bayern optó en enero de 2013 por denunciarse a sí mismo al fisco, para regularizar su situación. Este procedimiento permite solucionar el caso pagando una fuerte multa, y le evita al autor del fraude exponerse a un castigo por la vía penal.

Sin embargo, la fiscalía de Munich considera inválido este procedimiento, pues está convencida de que Hoeness temía ser denunciado en breve por la prensa.

De hecho, por esa época los medios alemanes estaban siguiendo la pista de una cuenta en Suiza de un importante directivo del mundo del fútbol, cuyo nombre no habían revelado aún.