Presidente electo de Panamá enfrenta reto de administrar prosperidad económica con equidad

El presidente electo de Panamá, Juan CarlosVarela, tendrá que remar a contracorriente con un Congreso de mayoría opositora y la sombra de la reconocida gestión económica del gobernante Ricardo Martinelli, quien desde ya le anunció una férrea oposición.

Enconado adversario de Martinelli, Varela, un empresario productor de ron de 50 años, venció el domingo en la elección presidencial con 39 por ciento de los votos, siete puntos por encima del oficialista José Domingo Arias, delfín del Presidente, y a 12 del socialdemócrata Juan Carlos Navarro.

Varela recibirá el poder el 1 de julio de manos del popular Martinelli, quien le deja un país en plena prosperidad económica, con 8,4 por ciento de crecimiento en 2013 e inversiones de $15.000 millones en obras en el último quinquenio, incluida la ampliación del Canal de Panamá.

Pero a juicio del abogado y analista político Mario Rognoni, Varela, quien aparecía en tercer lugar de las encuestas, logró capitalizar el "voto de castigo" contra el mandatario, señalado por sus críticos de corrupción, autoritarismo y de haber desatendido a los más pobres.

Varela es actual vicepresidente del país, pese a que rompió con Martinelli en 2011, cuando éste lo separó del cargo de canciller que ejercía simultáneamente con la Vicepresidencia.