Presidente Solís espera que fuerzas vivas de Limón se manifiesten a favor de nuevo megapuerto

proyecto​Primera fase se iniciará el próximo lunes, confirma APM Terminals

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, hizo este martes un llamado a las fuerza vivas de Limón para que se manifiesten a favor de la construcción de la nueva terminal de contenedores de Moín, que arrancará el próximo lunes.

El mandatario aseveró que ya es hora de que el Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) se ocupe de otras labores importantes para la institución y que no se oponga a una obra que es tan importante para Costa Rica.

La terminal de contenedores de Moín, que será construida y administrada por la concesionaria holandesa APM Terminals, es una de las inversiones en infraestructura portuaria más importantes del país, con $948 millones.

Desde que se inició el proyecto de concesión y los permisos ambientales, Sintrajap y algunos ambientalistas se opusieron a la construcción de la terminal al aducir que afectará los empleos actuales de Japdeva en el muelle de Moín.

Incluso a finales de octubre y principios de noviembre del año anterior, Sintrajap gestó una huelga de 15 días en el muelle de Moín que obligó al gobierno a intervenir desde el primer día del movimiento con la Fuerza Pública para restablecer el orden y las labores en el puerto del Caribe.

El gobierno tuvo que contratar personal temporal para continuar con las labores en el muelle de Moín, lo que representó una inversión de ¢702 millones.

El mandatario reiteró que la nueva terminal de contenedores es una obra necesaria que generará empleos e impulsará la competitividad comercial del país en la región.

La terminal será un puerto especializado que permitirá triplicar la cantidad de contenedores que llegan al país por el Caribe cada año. Actualmente, recibe 830 mil contenedores

La obra tendrá un tamaño equivalente a 1,5 veces del parque metropolitano La Sabana, en San José.

Desde 2012, la empresa APM Terminals recibió la orden del Consejo Nacional de Concesiones de iniciar la construcción del proyecto, sin embargo, una serie de procesos legales en la Sala Constitucional y el Tribunal Contencioso Administrativo atrasaron el arranque.